Juan Carlos García
30 agosto, 2013

La propulsión alternativa que combina un motor movido por energía eléctrica proveniente de baterías y un motor de combustión interna, sigue ganando terreno a pasos agigantados. Ahora le toca el turno a Land Rover, que lanza sus primeros modelos híbridos, Range Rover Hybrid y Range Rover Sport Hybrid, que aportan un menor consumo de combustible, emisiones de CO2 significativamente más bajas conservando las legendarias aptitudes y rendimiento propios de Land Rover.

Al introducir los primeros SUV Premium híbridos diésel del mundo, se comprueba en ellos un rendimiento excepcional, líder en su clase, con 340 caballos de potencia y un par de 700 Nm gracias a la combinación del motor SDV6 de 292 caballos con uno eléctrico de 47 caballos.
Las emisiones de CO2 se reducen un 26 % respecto al SDV8 y el consumo combinado es de tan solo 6.4 l/100 km.

Las aptitudes del sistema híbrido se pondrán a prueba en una expedición de más 16,000 kilómetros que recorrerá la Ruta de la Seda con destino final a la India.

Las ventas comenzarán a partir del próximo 10 de septiembre y las primeras unidades llegarán a los concesionarios a principios de 2014. Los precios se comunicarán próximamente.

Ambos modelos, realizados completamente en aluminio, están basados en la ligera arquitectura de Land Rover y comparten idénticos motores y sistemas de transmisión. Los pedidos para reservar uno de los primeros SUV Premium diesel híbridos del mundo se abrirán el próximo 10 de septiembre, con las primeras entregas programadas para principios de 2014.

“Estamos entusiasmados de presentar los Range Rover y Range Rover Sport híbridos, primeros SUV híbridos del mundo con la legendaria versatilidad y capacidad dinámica propias de Land Rover. La incorporación de un motor eléctrico mejora el refinamiento, reduce las emisiones de CO2 y ofrece un impresionante rendimiento a la altura del motor SDV8”, dijo John Edwards, Land Rover Global Brand Director.