Juan Carlos García
24 octubre, 2018

El grafeno es un material utilizado en revestimientos, teléfonos celulares e incluso algunos artículos deportivos, y pronto se utilizará bajo el capó en vehículos Ford, por primera vez en automoción.

Ford, junto con Eagle Industries y XG Sciences, ha encontrado una manera de usar una cantidad muy pequeña de grafeno al tiempo que logra importantes mejoras en las propiedades: más liviano, mejor conductividad del calor y reducción de ruido: una aplicación innovadora.

Apodado un “material milagroso” por algunos ingenieros, el grafeno es 200 veces más fuerte que el acero y uno de los materiales más conductores del mundo. Es una gran barrera de sonido y es extremadamente delgada y flexible. El grafeno no es económicamente viable para todas las aplicaciones, pero Ford, en colaboración con Eagle Industries y XG Sciences, ha encontrado una forma de utilizar pequeñas cantidades en las tapas de rieles de combustible, tapas de bombas y cubiertas de motores delanteros para maximizar sus beneficios.

El grafeno es un material utilizado en revestimientos, teléfonos celulares e incluso algunos artículos deportivos, y pronto se utilizará bajo el capó en vehículos Ford, por primera vez en la industria automotriz (haga clic con el botón derecho en GIF para descargar)

 El avance aquí no está en el material, sino en cómo lo estamos utilizando, dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, sostenibilidad y materiales emergentes. Podemos usar una cantidad muy pequeña, menos del medio por ciento, para ayudarnos a lograr mejoras significativas en la durabilidad, la resistencia del sonido y la reducción de peso, aplicaciones en las que otros no se han centrado”.

El grafeno se aisló por primera vez en 2004, pero los avances en aplicaciones son relativamente nuevos. El primer experimento para aislar el grafeno se realizó utilizando un lápiz, que contiene grafito, y un trozo de cinta, utilizando la cinta para extraer las capas de grafito para crear un material que es una capa de espesor: grafeno. Este experimento ganó un Premio Nobel en 2010.