Juan Carlos García
22 marzo, 2014

Una nota interesante que rueda en las autopistas de la información es que Daimler tiene la intención de comprar a Aston Martin, luego de la alianza estratégica que ya están llevando en conjunto ambas empresas. Todo es un lobby de rumores, pero si el agua suena es porque algo lleva, o sea, la compra de Aston Martin por parte de Mercedes-Benz.

No es la primera vez que Daimler empieza con un acuerdo de colaboración con una empresa más pequeña pero muy especializada, como es el caso de Aston Martin. El precedente lo tenemos en AMG que de tener independiente pasó a poder disfrutar de la red comercial de Daimler, vía una participación en su capital por parte de Mercedes, antes de ser totalmente absorbido por el gigante alemán.

Actualmente, los alemanes poseen el 5 % de Aston Martin y en el marco de los acuerdos de colaboración AMG desarrollará y fabricará el futuro V8 de Aston Martin. La firma inglesa ha pedido una serie de especificaciones para su motor, pero será AMG quien se encargue de la programación de la ECU y de hacer las primeras pruebas en el banco. Aston Martin se encargaría posteriormente de su integración en su propia plataforma. Un fuerte secretismo rodea ese nuevo propulsor. Se habla de una cilindrada de 4.0 litros y de doble turbo para una potencia mínima de 480 CV. Curiosamente, son las especificaciones del motor que debería llevar el próximo Mercedes C63 AMG.

Si bien Mercedes es capaz por sí sola de llegar a esos segmentos, lo hace con modelos puntuales como el SLS AMG, Clase S AMG y no con una gama completa. Aston Martin le abriría las puertas de ese segmento, del mismo modo que AMG le abrió el mercado de la personalización y de las versiones deportivas.