Juan Carlos García
5 junio, 2014

El arranque de la presente temporada de la F1 representó un invierno crudo y atroz para los equipos motorizados por Renault, carrera tras carrera y años de gloria convertidos desatinos hasta el momento en la temporada. De alguna manera deberá acelerar por recta de la recuperación, de cara al Gran Prix montraleño este fin de semana, según ha dicho Rémi Taffin, Director de Operaciones de Renault Sport F1. El fabricante francés está tratando de recuperar el tiempo perdido en los últimos meses después de un pésimo rendimiento en los test de invierno, por lo que el Gilles Villeneuve será su prueba de fuego, que mostrará hasta qué punto se ha llegado en el intento de atrapar tanto a Mercedes como a Ferrari. “Al principio de la temporada dijimos que íbamos a salir del modo recuperación y volver a la pista del Gran Premio de Canadá en adelante”, explicó Taffin antes de la séptima carrera del Mundial 2014 de Fórmula Uno.

“En las últimas cuatro carreras hemos introducido varias nuevas mejoras y vamos a completar el proceso en Montreal, que efectivamente nos dará la primera oportunidad plena de ver dónde estamos en comparación con la competencia… Tenemos varios componentes nuevos que debutarán aquí, componentes diseñados principalmente para darnos una mayor fiabilidad. Al igual que en anteriores carreras (también) tenemos más mejoras en el software para mejorar aún más la facilidad de conducción y gestión de la energía”, agregó.