Juan Carlos García
11 julio, 2018

La marca Mopar  nació el 1 de agosto de 1937 como una contracción de las palabras “Motor” y “Partes”. Si bien a su inicio fue creada para identificar una marca de líquido anticongelante, hoy en día, Mopar se consolida como una marca líder en el mercado automotriz, ofreciendo servicios, asistencia a los clientes, recambios y accesorios para los vehículos de Fiat-Chrysler Automobiles (FCA), en más de 160 países alrededor del mundo.

La marca emergió en la década de los sesenta, cuando los autos deportivos americanos ganaban fama internacional por los resultados obtenidos en competiciones.  Mopar destacó no sólo como una marca de anticongelantes y repuestos, sino también como un símbolo de la pasión que despertaban los “muscle-cars” de los sesenta. Las victorias en la pista se tradujeron en ventas en los concesionarios, de modo que Chrysler y sus vehículos con paquetes incorporados también resultaron ganadores. El motor de carreras definitivo, el HEMI 426, conquistó las pistas en el 1964 y se apoderó de las calles en el 66 con el HEMI 426 Street. A finales de los 60 y principios de los 70, los entusiastas de Chrysler, Dodge y Plymouth ya habían adoptado la palabra Mopar para referirse a cualquiera de sus vehículos, como muestra del orgullo que sentían por su rendimiento. Y pronto la competencia empezó a temer a este nombre.

Durante la década de los setenta y ochenta se produjeron muchos cambios en la industria automotriz y la división de Servicios y Componentes de Mopar se expandió en nuevas direcciones, asumiendo nuevas metas y ambiciones. Lo que con anterioridad había sido un nombre asociado directamente a piezas y servicios, se estaba preparando ahora para entrar en el nuevo siglo como una marca que combinaría el suministro de recambios, servicios y atención al cliente.

En el comienzo del nuevo siglo, Mopar duplicó sus esfuerzos en la formación de técnicos utilizando herramientas como el programa College Automotive de Mopar (CAP por sus siglas en inglés) introducido unos años antes. En la actualidad, Mopar continúa formando a los técnicos más calificados en el ámbito automotriz. El éxito radica en su apoyo al CAP, un programa de prácticas de dos años en el que la marca trabaja conjuntamente con diversas universidades del país.

En cuanto llegó el nuevo milenio, Mopar comenzó con su proceso de globalización, avance tecnológico y liderar la experiencia del cliente. La formación y la tecnología se convirtieron en palabras clave para la marca Mopar.