Juan Carlos García
8 agosto, 2016

¿Cada año lanzar un nuevo Aston Martin? Sí, al menos ese es el ambicioso plan que tiene en mente Andy Palmer, dueño de la marca, cuyas mákinas vendrían con un motor central V8, para la primera fase de la nueva estrategia del consorcio para el 2022.

Si este programa de siete años tiene éxito, garantizaría mucho trabajo pero también un futuro más saludable para la firma. A nivel recursos, se sabe que la empresa está desesperada por obtenerlos después de la pérdida de $172 millones en el año 2015.

“A principios de 2022 tendremos siete modelos, todos con la esperanza de vida de siete años”, dijo Palmer Autocar. “Y vamos a lanzar uno completamente nuevo cada año: copiar, repetir, copiar, repetir”.

De estos siete vehículos, un superdeportivo es el más alejado de hacerse realidad en el corto plazo, pero el diseñador jefe Marek Reichman ya está pensando en ello. Se imagina un modelo con motor V8 con una nariz baja y voladizos cortos. Buscamos desarrollar un vehículo que sea menos extremo que los próximos AM-RB 001. Parece como si estuviera apuntando a algo muy cercano a la órbita del McLaren 650S.

Sin embargo, la primera prioridad de Palmer es actualizar la gama existente de Aston Martin. El primer vehículo en su plan es el DB11, que sale a la venta muy pronto para reemplazar el DB9. El próximo año, la compañía pondrá en marcha un nuevo Vantage en una versión más corta de la plataforma de la DB11, con un claro aporte de Mercedes-Benz en lo que respecta a su motor de 4.0 litros, V8 biturbo.

A continuación vendría el Vanquish V12 biturbo con un estimado de 820 caballos de fuerza. Para 2019, el DBX catapultará a la marca en el segmento crossover premium.

Usted puede notar ninguna mención del Rapide, y eso es porque es esencialmente muerto, de acuerdo con Autocar. Un vehículo de llenar el mismo nicho vendría de la marca Lagonda de Aston, sin embargo. La división de lujo también recibe un misterio modelo, lo que podría ser otro cruce.

Después de que el superdeportivo de motor central en el año 2022, el DB11 recibiría un reemplazo. Palmer entonces espera Aston Martin tendría bastante éxito financiero para iniciar el proceso de nuevo.