Juan Carlos García
17 enero, 2018

Mustang Bullitt… es el Caballo Estrella de Detroit 2017, presentado  a todo bombo por Ford Motor Company en el North American International Auto Show (NAIAS) 2018.

El Mustang Bullitt es una pieza conmemorativa deslumbrante de edición limitada, que celebra el 50 aniversario de “Bullitt“, la película clásica protagonizada por Steve McQueen. Junto a esta joya del cine, también hizo acto de presencia el nuevo Ford Edge ST, el primer SUV de Ford preparado por el equipo Ford Performance.

El nuevo Ford Mustang Bullitt, a la venta este verano en Estados Unidos, cuenta con un motor V8 5.0 litros mejorados con al menos 475 CV y un par de 569 Nm, haciendo que el nuevo Bullitt alcance una velocidad punta de 262 km/h. El Mustang GT fastback original de 1968 que conducía Steve McQueen en la galardonada película “Bullitt“, presentado en el escenario del NAIAS, acabó con 40 años de misterio acerca del paradero de esta legendaria mákina.

Mustang Bullitt edición especial, está equipado con una transmisión manual, y el cambio de marchas cuenta con una palanca de cambios en forma de bola blanca, que recuerda a la del modelo original. Incluye, además, un sistema de escape de válvula activa de serie, y ha sido preparado para dotar al modelo de un burbujeo característico.

Otro equipamiento de serie incluye un panel de instrumentos completamente digital de 12 pulgadas, idéntico en función al equipado en el nuevo Mustang que sale a la venta en toda Europa a finales de este año, pero con una pantalla de bienvenida exclusiva para el Bullitt™ que arranca en verde con una imagen del auto en vez del icónico pony.

“Este nuevo Bullitt es igual que el de Steve McQueen“, afirma Darrel Behmer, jefe de diseño de Mustang. “Como diseñador, este es mi Mustang favorito: sin franjas, spoilers o placas. No necesita ni reclama nada, es simplemente genial”. Las opciones de color exterior se limitan a Negro Sombra y el clásico Verde Oscuro Highland, igual que en la película. Otros detalles que rinden tributo a la mega-nave conducida por McQueen son sutiles detalles cromados alrededor de la parrilla, las ventanas frontales y llantas clásicas de aluminio de 19 pulgadas. La mákina reduce al máximo la presencia de emblemas tanto en el interior como en el exterior. Tan solo la falsa tapa del depósito con el logo Bullitt en la parte central trasera se puede ver desde el exterior.