Yanira Tavarez
27 octubre, 2014

El estudio Best Global Brands es el informe anual de Interbrand sobre las marcas más valiosas del mundo. El método de Interbrand analiza la inversión y gestión de la marca como un activo empresarial, teniendo en cuenta su rendimiento financiero, el papel de la marca en el proceso de decisión de compra y su fortaleza. Según dicho estudio Nissan ha sido nombrada una de las marcas más valiosas del mundo en 2014.

En el estudio la marca se sitúa en la posición No.56. En 2013 se encontraba en el 65.º puesto. En el estudio se cita la fortaleza del rendimiento financiero de Nissan, su cartera de productos y su posición de liderazgo en el segmento de vehículo eléctrico como los principales indicadores de la salud de la marca. El valor de esta  marca se estima en 7,623 millones de dólares, lo cual supone un aumento respecto al valor estimado del año pasado, que era de casi 6,200 millones de dólares.

En junio, Nissan fue elegida como una de las marcas más ecológicas del mundo, en el informe del Best Global Green Brands de Interbrand, marca que ha subido una posición, hasta el cuarto puesto, impulsada por el Nissan LEAF, el vehículo 100 % eléctrico más vendido del mundo y que ha convertido a la empresa en el líder global en movilidad de emisiones cero.

El poder de marca es un indicador clave de la salud de Nissan y uno de los principales impulsores del crecimiento de la compañía“, ha declarado Roel de Vries, vicepresidente corporativo de Nissan y director global de Marketing y Estrategia de Marca.Estamos encantados con este aumento del 23 % en el valor de nuestra marca respecto al año pasado, con lo cual casi hemos doblado el valor de Nissan desde su primera aparición en la lista en 2011, además del reconocimiento de ser la marca de mayor crecimiento del estudio.”

El estudio también recoge los recientes lanzamientos del Qashqai, el Murano y el Rogue como prueba de la filosofía ‘Innovación y emoción para todo el mundo’ de la marca Nissan. El estudio ha reconocido el liderazgo de la empresa en vehículos eléctricos y su inversión en la movilidad del futuro, como por ejemplo los vehículos autónomos y la tecnología de la célula de combustible, por adaptarse a las necesidades de los clientes potenciales en un mercado automovilístico en rápida transformación.