Juan Carlos García
9 octubre, 2017

Sorprendiendo a propios y extraños, la marca del óvalo azul se sacó de la manga una amigable sorpresa. Se trata del “Modo Buen Vecino“, que permite a los propietarios de su nuevo Mustang, convertir el característico rugido de su deportivo, en un apacible ronroneo. La idea partió de un empleado de Ford tras recibir quejas de sus vecinos por el sonido de su mákina.

Esta situación fue la que dio pie a la creación del “Modo Buen Vecino”, que permitirá a los conductores del nuevo Ford Mustang programar un rugido con todas las de la ley en aquellos momentos en que no moleste a nadie, o bajar el tono para asegurarse de mantener la buena convivencia con sus vecinos.

“Me encanta el sonido del motor V8, pero puede ser estruendoso, y no se puede molestar a la gente de esa manera en el vecindario, así surgió la idea”, comenta Von Foerster, un ex ingeniero de Ford.

 Según una reciente encuesta de Ranker.com, el sonido de un motor revolucionándose está considerado uno de los más molestos causados por los vecinos, junto con otros ruidos más comunes, como las herramientas eléctricas, los perros ladrando o los ensayos de los grupos musicales. Sólo lo supera el ruido del corta-césped a primera hora de la mañana.

Algunos automóviles deportivos ya ofrecen sistemas de escape que se pueden activar y desactivar, pero el “Modo Buen Vecino” del Ford Mustang, o “Quiet Start” (“Encendido Silencioso”), es el primero que permite programar horarios.

Tanto el nuevo modo “Escape Silencioso” como el “Encendido Silencioso” formarán parte del sistema de escape con válvulas activas disponible en el nuevo Ford Mustang, que ajusta automáticamente el nivel de decibelios del tono del escape a los diferentes modos de conducción, desde el Normal y el Deportivo hasta el Track, que emite un grato rugido de 82 decibelios.