Juan Carlos García
11 junio, 2019

Mákinas que podan el jardín transformadas en bólidos, es una invención de Honda, capaz de imponer hazañas de velocidad. Se trata del Honda Mean Mower V2, que ostenta el récord mundial Guinness al alcanzar los 100 mph.

Jess Hawkins, piloto de dobles y piloto también, se puso al mando de este portento, con un motor de cuatro cilindros de 999cc, tomado de la motocicleta Honda CBR1000RR Fireblade SP, que sólo pesa 309 libras.

Con ese peso mínimo y 200 caballos de fuerza, es obvio por qué esta cosa se haga añicos, dada la relación potencia-peso, que supera proporcionalmente a la del Bugatti Chiron. Pero nada de eso.

Para validar el récord, Guinness exige que el vehículo “parezca intrínsecamente a una cortadora de césped” y que también pueda cortar hierba. Honda dijo que tenía que codificarlo ligeramente para pasar la prueba de ser capaz de rasurar el pasto. De esta forma, hizo cambios en la plataforma de corte, las baterías y el sistema de motor eléctrico que alimenta las cuchillas de fibra de carbono que cortan el césped. Este vehículo sui generis no tiene  suspensión o amortiguación y, efectivamente, corta el césped como un rayo.