Dhymar Cohen
5 Mayo, 2017

MAKINAS lleva a cabo la primera prueba de manejo del Non plus ultra de Audi en República Dominicana

Consagrado como el modelo más avanzado de los cuatro aros e ícono de Audi Sport, el nuevo Audi R8 es un salto exponencial en alto rendimiento, respirando la pasión por el diseño, la tecnología y la deportividad en su estado más puro. En otras palabras: es la mákina Top de una de las marcas Top de la industria. Esta nave de exquisiteces integrales se renueva intensamente para cautivar con su acrobática gala de estilismo, dinámica atlética y su íntima proximidad a las carreras, como uno de los mega deportivos premium más excitantes del mundo

 

El súper deportivo de Ingolstadt es la más excitante escultura jamás tallada ‘a cuatro aros’, epicentro y tributo a las conquistas de Audi en las competiciones más exigentes del mundo. La ráfaga de Baviera es también la suma de todo lo que la marca ha sido capaz de investigar en extenuantes pruebas de campo a lo largo de su trayectoria, impulso que también desemboca en la electrizante fuerza del R8 e-Tron, a punto de saltar al ruedo.

Este reportaje MAKINAS tiene un anclaje genuinamente criollo, al haber enriquecido gran parte de su contenido con el único nuevo Audi R8 en República Dominicana, cortesía de nuestro amigo Diego Joubert, quien fue el primero en sacarlo de las vitrinas de Avelino Abreu SAS.

Galardonado con el “World Performance Car” que premia a los mejores súper autos del planeta, el nuevo R8 se titula como un rotundo ganador desde el ámbito del periodismo especializado más acucioso. Igualmente se yergue como heredero de la supremacía en las 24 Horas de Le Mans, que cosechó 13 coronas en 17 temporadas. Desde la óptica de MAKINAS el R8 debe valorarse de estelar para apreciar los espectaculares avances conquistados por la industria automotriz.

 

Diseño a la Potencia de 8

3. Nuevo Audi R8 Poderio en Maxima Audicion - MAKINASUn súper deportivo genera inmediatas y expresivas emociones, pero en este caso ‘a la potencia de 8’. Así apreciamos el distintivo rediseño del nuevo mega astro de Audi. Su bravío perfil es sencillamente espectacular, fulminantemente nuevo con magnánimo carisma de poder.

Pleno de autoridades estéticas su Singleframe de embelesante tejido destila más prominencia y estilismo, donde la seductora caída del capó y el spolier delantero en gramática de carbono, se confabulan en aerodinámica pura para batirse exitosamente con el viento. Destacable es la fortaleza de las tomas de aire a ambos lados de la parrilla, que sugieren vibrante tensión deportiva.

Sin embargo, el rasgo de mayor emotividad es la nueva geometría de sus ópticas, cómplices en estética y funcionalidad, señalando con tinta especial su ‘Matrix LED’, combinable con la tecnología ‘Audi Laser Spot’, que multiplica la carismática personalidad del R8, generando un cono de luz con el doble de alcance que los faros LED, que acentúa la posición de Audi como líder ‘a años-luz’.

Letras mayúsculas demandan las ‘branquias’ que dan respiración ‘boca a boca’ al poderoso motor central, cuyas insinuaciones de poder en cromática de contraste le han conferido al R8 una de las huellas de identidad más poderosas. El otro gran momento de la jerarquía R8 es el techo largo en deleitante caída, una conmoción del diseño llevado a la estratosfera, en virtud de su prominente domo de cristal que desnuda al mega propulsor V10, mostrando abiertamente al mundo su espíritu competitivo.

Como mentor de innovaciones, su región posterior también exhibe un diseño futurista, con luces en tono de portento, empotradas sobre el imponente doble respiradero, cuyo spoiler (fijo en el R8 Plus) y grandes difusores ostentan la gallardía estabilizadora que exige este deportivo pura sangre.

 

Cabina No Apta Para Adjetivos

A155562_large-2Como mákina depositaria de magnitudes competitivas en clase Audi, la bandera a cuadros parece agitarse en el habitáculo. ¿Qué se respira en su interior? Suprema tecnología volcada hacia las prestaciones más excelsas que reclama las mayores adjetivaciones… un ambiente 100% premium de la más convincente actitud deportiva.

El factor ‘rompeaguas’ es el excitante Audi Virtual Cockpit, ‘perimetrando’ al conductor con un excitante arco. Esta esplendorosa órbita digital exhibe un panel de 12.3 pulgadas TFT, pleno de grafías 3D de esteticismo puro, para un continuo banquete visual. Además, es configurable a nivel del arte, donde el conductor puede elegir entre distintas disposiciones. La configuración clásica alrededor del velocímetro y tacómetro es una opción al gusto. Puede destacarse el tacómetro al centro, mientras los otros indicadores fluyen alrededor. El modo navegador Google Earth escoltado por tacómetro y velocímetro es un “mural” futurista hecho display… en fin, todo un menú en lenguaje digital servido en plato de exquisiteces, donde Audi es líder supremo.

Tinta de importancia exige su volante multifunción de fondo plano, por ser uno de los más leales portaestandartes de las conquistas Audi en sinnúmero de competencias, una delicia que glorifica al multicampeón Le Mans, el legendario R18. La palanca de cambios es una nueva pieza de aluminio en talla de orfebre, que destella de estética corpulencia sobre la consola en fibra de carbono, también sitial del exquisito ‘touchpad’ del ‘MMI Navigaton Plus’ con reconocimiento de escritura. Detalle de triple ornamento en aluminio son los controles del climatizador digital.

Un exclusivo conjunto de prestaciones estándar del ‘Audi Connect’, complementario al sistema ‘MMI Plus’, configuran un púlpito de funciones de conectividad superior, que incluye Apple CarPlay y Android Auto; mientras que su sistema sinfónico Bang & Olufsen con 13 bocinas y 500 watts de potencia, es tecno-poesía para los oídos.

 

La Ciencia de la Velocidad

2. Nuevo Audi R8 Poderio en Maxima Audicion - MAKINASEsta mákina de Diego no es sólo el único R8 de última generación en RD, sino que además es la máxima expresión de la gama: el R8 Plus. Tuve la experiencia de vivirlo en un episodio muy personal aquí en el país… esta nave es un sueño de Odín.

Como fruto de la gloria en los circuitos más importantes puesto a la orden del ‘piloto civil’, el R8 Plus tiene alma de proyectil. La catapulta de los cuatro aros está dignamente representada por nada menos que 610 caballos de fuerza y un encomiable torque de 560 Nm en su V10 5.2 litros de aspiración natural, suficiente para dejar el alma atrás y volver a buscarla en un rato. Subrayable es la distribución de su par totalmente variable, donde la mega avanzada tracción quattro genera los fulminantes cambios de su transmisión S Tronic de siete velocidades a doble embrague.

Uno de los valores más impresionante del R8 Plus es su versatilidad de conducción con hasta 7 modos de manejo para sensaciones verdaderamente personalizadas: Confort, Auto, Dinámico, Performance Snow, Performance Wet, Performance Dry e Individual… un ‘transformer’, desde el urbano andar de seda en ciudad, hasta un cohete en pista.

Curtido al ardor de los circuitos, el R8 nos condujo al Autódromo Sunix… una experiencia única. Este coleccionista de ‘Volantes de Oro’ se come el pavimento como uno de los mega deportivos más rápidos del mundo. Entre cambios veloces y adrenalina de sobra, sólo necesita 3.2 segundos para alcanzar los 100 km/h y en 9.9 ya va por los 200, mientras el rugido tácitamente emocional de sus entrañas es un canto de feroz supremacía. Las curvas del Autodromo se rinden a su rango, esgrimiendo un juego de fuerzas G con la autoridad de un campeón. Además de su descomunal potencia, eso es gracias a su idílica distribución de peso y la arquitectura de 79% de aluminio y 13% de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) del “Audi Space Frame” (ASF), que pesa sólo 440.9 libras, acompañado de una suspensión de campeonato (en modo Performace), la magna tecnología quattro y la dirección de un verdadero auto de carreras.

La sinergia exclusiva entre tecnología, confort, motor, transmisión y tracción quattro, son ingredientes propios del R8, exquisitamente maridados al mejor fervor Audi, que hacen de este cofre galáctico una mákina explícitamente superior. Puede que el Ferrari Italia 488 GTB o el Porsche 911 Turbo S le lleven unas cuantas milésimas en aceleración, pero pedirle más al R8 Plus es simplemente una necedad. De hecho, como propietario también de Ferrari y Porsche, Diego nos confiesa: “Nunca tuve una nave igual”.