Juan Carlos García
11 Mayo, 2017

El avezado piloto Jamie Green al mando del nuevo Audi RS 5 DTM, se calzó con los laureles de la segunda carrera DTM en la pista de Hockenheim, bajo terribles condiciones climáticas, debido a la repentina aparición de la lluvia. Nico Müller y Mike Rockenfeller también sumaron puntos para Audi en la proverbial carrera. Por su parte, Mike Rockenfeller subió al podio ocupando la tercera posición.

Crónica de la primera carrera: tres Audi RS 5 DTM entre los seis primeros, donde Nico Müller comenzaba como el mejor piloto de Audi con su octava posición en la parrilla, tras una difícil sesión de clasificación para los pilotos de Audi, que dejaba a Mike Rockenfeller y a Mattias Ekström en las posiciones 16 y 17.

Sin embargo, ya en la carrera el nuevo Audi RS 5 DTM mostró su coraje y potencial, con cuatro mákinas en los puntos y tres de ellos entre los seis primeros al bajar la bandera a cuadros.

Las diferentes posiciones en la parrilla de salida dieron lugar a diferentes estrategias. Mike Rockenfeller cambió muy pronto los neumáticos, mientras que René Rast, que salió desde el Pit Lane al abrirse la puerta del pasajero de su nave durante la vuelta de formación, lo hizo ligeramente antes de la mitad de la carrera y Mattias Ekström apenas a 10 vueltas del final. En la línea de meta, los tres Audi RS 5 DTM de los equipos Phoenix, Abt Sportsline y Rosberg acabaron en las posiciones tercera, quinta y sexta respectivamente, separados por apenas 2,5 segundos. Mattias Ekström realizó una espectacular remontada: el piloto sueco sólo necesitó cuatro vueltas para pasar de la posición número 17 a colocarse entre los 10 primeros, marcando también la vuelta rápida en carrera.

En la segunda carrera, la victoria para Jamie Green, con una ventaja de más de diez segundos. La aparición de la lluvia mediada la carrera cambió las condiciones de la pista, y Green realizó su parada para sustituir los neumáticos slick por los de lluvia en el momento adecuado.