Juan Carlos García
7 octubre, 2017

Un torbellino ha sido incubado en Stuttgart, con el asombrosamente nuevo Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid Sport Turismo. Con esta mákina imponente, Porsche amplía su gama híbrida con una potente versión que combinará un propulsor V8 de cuatro litros con otro motor eléctrico, obteniendo una potencia conjunta de 680 caballos de fuerza y unos respetadísimos 850 Nm de par. Eso le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3.4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 310 km/h. 

El consumo medio, según el ciclo de homologación europeo NEDC, es de 3 litros por cada 100 km. El Sport Turismo más potente tiene una autonomía de hasta 49 kilómetros, utilizando sólo la propulsión eléctrica y, por tanto, sin emisiones contaminantes. No es sólo el equilibrio entre rendimiento y eficiencia lo que hace al Panamera Turbo S E-Hybrid Sport Turismo único en su segmento; el concepto de espacio, con su gran portón trasero, el volumen del maletero incrementado y una configuración de asientos 4+1, hacen que el nuevo buque insignia de la gama sea realmente práctico para el uso cotidiano. Porsche combina un diseño único y una excelente versatilidad con las mejores prestaciones y la máxima eficiencia.

Al igual que con la berlina deportiva Panamera, Porsche también demuestra ahora con este deleitante Sport Turismo el enorme potencial de rendimiento de la tecnología híbrida. La estrategia de propulsión extra utilizada en el Panamera Turbo S E-Hybrid Sport Turismo de cuatro ruedas motrices viene heredada del superdeportivo Porsche 918 Spyder.

Un mecanismo integrado en el módulo híbrido, que se acciona de forma electromecánica, desacopla ambos motores a través de un embrague. El resultado son unos tiempos de respuesta cortos y un elevado nivel de confort. La rápida transmisión Porsche Doppelkupplung (PDK) de ocho velocidades lleva la potencia al sistema de tracción integral adaptativo Porsche Traction Management (PTM) que es de serie.