Juan Carlos García
10 junio, 2016

Porsche pronto estará produciendo todas sus mákinas de dos puertas en su propia fábrica de Stuttgart, tras el exitoso lanzamiento de la producción de la tercera generación del h, de motor central, producido en esa planta llena de tradición. Hasta mediados de agosto, la compañía seguirá utilizando las capacidades de producción de la planta de Volkswagen en Osnabrück, donde la generación anterior de este formidable coupé se ha venido fabricado hasta ahora.

 “La producción de los nuevos modelos Cayman se ejecutó a nuestra plena satisfacción”, dice Albrecht Reimold, Miembro del Consejo Ejecutivo de Producción y Logística de Porsche AG. “Después de los exitosos lanzamientos, como el 911 al final del año pasado y del nuevo 718 Boxster en primavera de 2016, el equipo de Zuffenhausen también manejó este lanzamiento de manera impecable. Esta es una prueba más de que nuestros empleados trabajan de la mano de la pasión, a fin de permitir a sus clientes una experiencia de Porsche muy especial”.

La fabricación de todos los deportivos Porsche de dos puertas se ensamblan en la sede principal de la firma, que ahora será estimulada con un aumento en la producción de hasta 240 vehículos por día. Actualmente, más de 220 unidades salen de la línea de montaje de cada día en Zuffenhausen. Durante el ejercicio 2015, Porsche entregó 22,663 vehículos de los modelos Boxster y Cayman.

La generación actual de los deportivos con motor central de Stuttgart, se caracteriza por una mayor producción de energía, combinado con mejor economía de combustible gracias a los motores planos de cuatro cilindros de nuevo desarrollo con turboalimentación.