Juan Carlos García
2 julio, 2013

 

No sólo lograron ganar la famosa “carrera de las nubes”, Sebastián Loeb y el 208 T18 Pikes Peak superaron la línea de llegada sólo 8’13’’878 después de la salida, para conseguir un resultado impresionante que permitió al dúo francés batir ampliamente el récord precedente de la prueba, el de Rhys Millen con un crono de 9’46’’164.

Sobre esta mejora de más de un minuto y medio, Loeb expresó: “Pensaba que podríamos estar en un crono de 8’20, o tal vez de 8’15 pero lo hemos incluso mejorado”.

Tras desafiar los precipicios que presenta enfrentarse a Pikes Peak a una velocidad media de 145 km/h, el piloto declaró lo siguiente: “En el momento de la salida, sentí una presión muy particular puesto que la subida era la culminación de ocho meses de trabajo de todo el equipo Peugeot Sport y de nuestros colaboradores Red Bull, Total y Michelin. Dudaba entre atacar a fondo o buscar asegurar un buen crono pero, una vez en la salida, no pude evitar buscar los límites de un vehículo realmente fantástico”.