Juan Carlos García
8 diciembre, 2017

Audi continúa el repunte de los últimos meses con una fuerte aceleración de fin de año. En noviembre, la marca premium entregó alrededor de 160,000 automóviles a clientes de todo el mundo, un 4.5 por ciento más, año con año.

Una vez más, la empresa experimentó un claro aumento en América del Norte (+ 13.6%) y en China (+ 6.5%), en Europa (0.1%) las ventas llegaron a la par con la cifra de noviembre de 2016. Entregas globales acumuladas al final del mes totalizó alrededor de 1,699.550, 0.8 por ciento por debajo de la cifra de referencia del 2016.

“A pesar de los desafíos actuales en algunos mercados europeos, hemos alcanzado las ventas más altas de noviembre en todo el mundo”, dice Bram Schot, miembro de la Junta de Ventas y Marketing de AUDI AG. “Nuestro objetivo es confirmar la tendencia positiva en diciembre y confiamos en superar ligeramente las ventas de 2016 en el año en general”. El crecimiento se incrementó en noviembre en particular con la alta demanda sostenida del Audi Q2 y los modelos de la familia A5.

Entre las tres regiones principales de ventas de Audi, América del Norte se desempeñó de forma más dinámica en el último mes. 23,650 automóviles vendidos representan un crecimiento del 13.6 por ciento en la región. Estados Unidos reportó un aumento de dos dígitos (12.1% a 19,195 automóviles), lo que convierte a noviembre en el 83º mes consecutivo de Audi.

Mientras tanto, la tendencia SUV continuó. La demanda de modelos Q aumentó en un 23,2 por ciento en comparación con noviembre de 2016. La familia A5 fue la mayor palanca de crecimiento. En noviembre, más de 1,100 clientes estadounidenses recibieron la entrega del A5 Sportback solo, que salió a la venta en el mercado de EE. UU.