Juan Carlos García
6 diciembre, 2017

El nuevo Aston Martin Vantage se define por su aspecto audaz, su rendimiento intensificado y su excelente dinámica. Salta a la talvia alimentado por un motor 4.0 litros, doble turbo V8 de 510 Hp y 685 Nm de torque, acoplado a la transmisión ZF de ocho velocidades. La mákina alcanza una velocidad máxima de 195 mph y hace el 0-60 mph en sólo 3.5 segundos.

Vantage es un nombre evocador, por provenir de una magnífica tradición de autos deportivos pura sangre. Durante siete décadas el latido del corazón de los modelos más puros de Aston Martin, la placa de identificación Vantage ha sido usada por marcar a sus más entrañables íconos.

Utilizado por primera vez en 1951 en una opción de motor de alto rendimiento para DB2, el Vantage se estableció rápidamente como un paradigma. Entre los puntos más destacados se encuentran su motor V8, diseñado por William Towns, el espectacular V600. Hoy esta formidable dinastía deportiva está lista para alcanzar nuevas alturas con la presentación del totalmente nuevo Vantage.

Un nuevo y espectacular automóvil deportivo de clase Aston Martin exige un lenguaje de diseño valiente. Sus trazos esculturales crean una postura intensa y retadora, mientras que los voladizos delanteros y traseros mínimos, flancos musculosos y anchas caderas expresan la agilidad y el dinamismo inherentes al automóvil. Las nuevas luces de cola y traseras son cautivantes recursos que le dan al Vantage una presencia inconfundible en la carretera, contribuyendo a su identidad fuerte e individual dentro de la creciente gama de modelos de Aston Martin.

El rendimiento aerodinámico fue fundamental para el concepto de diseño del Vantage: el divisor frontal dirige el flujo de aire debajo del automóvil, donde un sistema de cercas canaliza el aire de refrigeración donde se necesita y también asegura que el difusor trasero se alimente con un flujo de aire limpio. El diseño del difusor crea un área de aire a baja presión, a la vez que evita que la turbulencia generada por las ruedas traseras interrumpa el flujo de aire que sale por debajo de la parte trasera del automóvil.

Junto con las nuevas branquias laterales, que se han integrado en la superficie del cuerpo y purgan la presión de aire de los pasos de rueda delanteros, y la pronunciada y elevada tapa de la plataforma trasera, el Vantage genera un nivel significativo de carga aerodinámica, una rareza en cualquier auto de producción y el primero para una producción central del modelo Aston Martin.

La historia del diseño continúa dentro del Vantage, con una cabina de automóvil deportiva dinámica y enfocada que rechaza curvas largas y fluidas a favor de líneas nítidas y enfocadas que denotan la naturaleza más agresiva del automóvil. Un tema interior de cintura alta y una posición de conducción más baja crea una experiencia de conducción más inmersiva, y contribuye a ganancias significativas en el espacio de los ocupantes y una mejora significativa en el espacio libre en comparación con el Vantage saliente.

Con un peso en seco de 1,530 kg, esto le da a la Vantage formidables relaciones de potencia-peso y de par-peso, algo que se demuestra vívidamente cada vez que se aprieta el acelerador. La puesta a punto detallada de los sistemas de inducción, escape y gestión del motor ha dado al Vantage un carácter y una banda sonora verdaderamente embriagadora.