Juan Carlos García
27 julio, 2016

Tras la victoria de Stéphane Peterhansel y Jean-Paul Cottret en el Dakar 2016 el pasado mes de enero y el Gran Rally de China en septiembre de 2015, esta nueva victoria del Peugeot 2008 DKR confirma sus prestaciones y su fiabilidad y recompensa del gran trabajo realizado por los equipos de Peugeot Sport desde hace 2 años. Solidaridad y Espíritu de Equipo son las palabras clave de la escudería y de los equipos por los que está compuesta. Unas máximas que han sido perfectamente ejecutadas durante los 10.000 kms que separan Moscú y Pekín.

A lo largo del rally, los Peugeot 2008 DKR han dado prueba de una fiabilidad y de un nivel de montaje ejemplares. Ningún incidente ha podido estropear la carrera de los 3 Peugeot durante los 10,000 kms de una prueba agotadora tanto para los pilotos como para la mecánica de los automóviles.

Al principio de la 14ª y última etapa del Rally de la Ruta de la Seda, el dúo Cyril Despres/David Castera esperaba vivir los kilómetros más largos de su incipiente carrera sobre las 4 ruedas. Se trataba, en efecto, de completar los 261 kms del sector cronometrado sin hacer ningún error, con un buen ritmo y preservando el coche. A pesar de un susto al final del trayecto, con una pequeña alerta técnica que Jean Paul Cottret (del equipo #100) supo rápidamente administrar, los campeones han completado la etapa especial consiguiendo la victoria final y su 4ª competición automovilística

Por su parte, el equipo formado por Sebastián Loeb y Daniel Elena concluyeron la última etapa del Rally de la Ruta de la Seda con un nuevo podio de etapa, su 10º. Regulares en sus esfuerzos, acusando una progresión impresionante en el curso de las etapas, los campeones del mundo de la WRC completaron una nueva carrera en las dunas de forma correcta y bien asentada.