Juan Carlos García
7 abril, 2016

Los cambios son como siguen: PSA Peugeot-Citroën ahora pasa a denominarse PSA Groupe con nueva imagen corporativa. Pero no se trata de simplemente un nombre nuevo, sino que representa la punta de lanza de algo mayor: pulir el ambicioso plan del consorcio a cinco años denominado “push to pass”, creado para ampliar su presencia de marca más allá de Europa, a fin de impulsar sus márgenes de beneficio.

Aunque los detalles específicos para echar a andar esta estrategia se mantienen en secreto, el consorcio del león rampante está trabajando para desarrollar al menos 26 nuevos vehículos de pasajeros y ocho comerciales. Como se informó recientemente, uno de estos nuevos modelos sería una utilitaria de tamaño mediano, cuyo bastidor y otros componentes mecánicos podrían provenir por la colaboración con Toyota.

El PSA está diseñando a base de plataformas modulares, a fin de apuntalar por igual los automóviles con motor de combustión interna convencional, los equipados con propulsores híbridos plug-in y todos los que vengan de la gama eléctrica. El Grupo promete lanzar siete híbridos enchufables y cuatro modelos eléctricos para el 2021, donde los vehículos autónomos son parte del plan.

El el PSA introducirá un infotaiment para el 2018 que descargará automáticamente nuevas versiones del software de información y entretenimiento, sin necesidad de ninguna intervención del conductor.

Ausente durante décadas, ahora ha hablado de su interés en regresar a los Estados Unidos, lo que significa que va a participar en un programa de auto compartido casi desde ya. El programa de auto compartido se basará en la data sobre los consumidores estadounidenses y cómo éstos enfocan su movilidad personal.

El siguiente paso será introducir modelos de la gama Peugeot, Citroen o DS dentro del programa de auto compartido para averiguar cómo les va en los EE.UU. Si todo va según lo previsto, el PSA Groupe utilizará los datos para diseñar autos especialmente desarrollados para los estadounidenses.