Juan Carlos García
27 julio, 2018

Después de dos meses y 13,000 kilómetros conduciendo el nuevo Nissan LEAF de Polonia a Beijing, el aventurero y explorador Marek Kamiński llegó al Centro de Experiencia de Movilidad Inteligente de Dongfeng Nissan, de la gran urbe china.

El proyecto “No Trace Expedition” de Kamiński busca establecer conciencia acerca de cómo un automóvil eléctrico, que normalmente está asociado con entornos urbanos, también puede viajar largas distancias a través del desierto y, al mismo tiempo, influir positivamente en el medioambiente.

Ahora, en una siguiente etapa, de mayo a septiembre, Kamiński conducirá el nuevo Nissan LEAF a través de Kaliningrado, Lituania, Rusia y Siberia, Mongolia, China y Corea del Sur, en su camino a su natal Japón.

Cuando estaba en los polos de la Tierra, vi un mundo blanco limpio e impecable sin contaminación“, dijo Kamiński. “Probablemente haya muy pocos aventureros que conducirían un automóvil eléctrico por decenas de miles de kilómetros en una expedición ininterrumpida”.

Kamiński dijo que está tratando de superar la percepción de que la tecnología EV todavía es considerada por muchos como nueva y no totalmente respaldada por la infraestructura.