Jhonnattan Castro
11 mayo, 2014

El modelo premium que le dio al automóvil el más completo sentido de utilidad, ahora se relanza con ímpetu sideral. Auténtico ‘Rompemoldes’ que de por sí ya los había roto en la generación previa.

 

El Range Rover Sport 2014 ha experimentado una inquietante transformación que nos recuerda con vivaz empuje el torrente de posibilidades de su génesis premium. Enarbolando un rendimiento por encima de la norma, el más capaz de la gama hace gala de supremacías por dentro y por fuera que redefinen el concepto de máximo lujo para un todoterreno. ¿Rápido y Ágil? indiscutiblemente. ¿Intrépido y refinado? Superó su propio estándar. ¿Tecnológicamente? Saltó a una nueva cúspide, ofreciendo la mayor capacidad de respuesta jamás concebida en la casta Range. Un auténtico ‘rompemoldes’ que de por sí ya los había roto en la generación previa.

El modelo premium que le dio al automóvil el más completo sentido de utilidad, ahora se relanza con ímpetu sideral a la conquista de dimensiones impensables.

Range Rover es otra forma de decir Vanguardia

El concepto de utilidad y de confiabilidad en circunstancias extremas para vehículos que idearon Maurice y Spencer Wilks en 1948, fue la semilla de la cual germinó Land Rover, la fresa del pastel automotriz, allá por los 70, cuando nadie se imaginaba que el segmento todoterreno iba a engendrar una nueva clase que causaría una revolución, donde la idea de vanguardia encontraría un sinónimo perfecto: la espléndida gama Range Rover.
Es por ello que el Range Rover Sport 2014 se suma con majestuosidad a las renovaciones que ya experimentó el resto de la gama familiar, echando mano de altos cánones de innovación.
Esta nueva apuesta al diseño superior aprovecha todo el bagaje Land Rover en el uso de materiales livianos para su construcción, pesando unas inconcebibles 926 libras menos. ¿Cómo diab… lo hicieron? Cuando investigamos sobre el dato, no sólo tuve que leerlo varias veces, sino consultarlo con nuestros amigos de LACRO, la oficina regional de la marca y su respuesta fue contundente.
La renovación del Sport de Range Rover regocija a sus fans, cuya estructura de aluminio también maximiza la flexibilidad en cualquier terreno, con sustancial ahorro de combustible. El resultado es una fascinación ágil y confortable con el lujo acentuado en cada parte de su voluptuosa anatomía.

Desbordante Pasión Exterior

De entrada, el Range Rovert Sport 2014 brinda un aspecto exterior mucho más musculoso y dinámico. Al gozar del lujo suntuario propio de una berlina deportiva, esta mákina es dinamismo que erotiza emociones, dispuesta a enfrentarse con la aspereza de cualquier brecha, llámese pendientes, pedregales o charcas espesas, con el imbatible ímpetu de su naturaleza copiosamente vanguardista, en un modelo tan especial que tras batirse con el lodazal, y ‘enchumbada’, ni así… deja de lucir su encanto premium.

En la descripción de su frontal uno titubea a la hora de aplicar los adjetivos, porque el lujo y la tecnología han escalado nuevas posibilidades, con más lujo y deportividad. Su parrilla Atlas de contornos negro mate luce más gallarda a base de trazos más elegantes, con el verbo sin igual de sus faros delanteros de Xenon y su lenguaje LED que se curvan con vocación de alas, para un elocuente conjunto.

En su perfil, el nuevo Range Rover Sport se tira al ruedo con más aerodinámica, apreciándose la apasionada inclinación del parabrisas y un diseño de techo algo más ‘tumbao’, lo que redunda en su manejo más amigable con el viento que lo atraviesa con un determinado 0.34 de coeficiente. La típica rejilla lateral ahora luce más estilizada, equivalente a un autógrafo Rover. El resto es un rejuego de líneas disciplinadamente rectas, que culminan con sus faros traseros, ejecutados con esa misma seductora geometría.

Mención especial merecen el spoiler integrado al techo, el diseño de las luces y la forma tan vigorosa como concluye el temperamento del nuevo RRS hacia la región de los escapes, cuyas formas son audaces y fornidas.
La personalización se acentúa maximizando su carácter distintivo, para lo que la marca ofrece una amplia selección de diseños de ruedas, con aros de hasta 22 pulgadas, incluyendo el exclusivo diseño “Viper´s Nest”, de estreno en todos los modelos Range Rover.

‘Power Británico’

¿En qué se inspiran los diseñadores de Range Rover para mejorarse a sí mismos? Crean sobre la base de que todo lo perfecto es perfectible y que el placer sólo conduce a nuevas ‘epicúreas’ sensaciones, porque valga la redundancia, para la nueva Range Rover, “El placer es una forma de vida”.
De allí que los motores disponibles en la Range Rover Sport sean eso: el placer de lo perfecto, donde la gama mejorada de gasolina y diésel incorporan las últimas tecnologías de la casta. El primero en mi lista, es el Supercharged V8 de 5.0 litros que, hasta que el conductor lo ordene, tiene amarrados 510 caballos y 625 Nm de torque. El Diesel V8 4.4 litros tiene 339 caballos con nada menos que 700 Nm. Un segundo es el V6 3.0 litros de gasolina con 340 Hp y 450 Nm.

Para nuestra prueba, el artífice es el Diesel V6 de 3.0 litros con 292 Hp, puestos entre pistones y cigüeñal para una aceleración de poderosa seda, apoyada en su formidable torque de 600 Nm. Toda la gama está celosamente asociada a ‘la filosofía del aluminio’ para el mayor bajo peso bajo el estándar ‘roverino’, mismo motores que se alinean a la súper transmisión de ocho velocidades para brindar las mayores prestaciones. Pero además de excepcionales resultados en la conducción, la presea es la eficiencia, con un CO2 expresado en mínimos porcentajes de hasta un 22, para un planeta agradecido.

Es aquí cuando la ‘tecnología del empuje’ se vuelve arte, a un punto tal en que SUV y sedán deportivo se funden en una sola categoría: la del Range Sport; especialmente por sus 926 libras menos; por si no lo leyeron bien… son 926 libras.
El Command Driving Position (CDP) combina la sensación de confianza y control, con acentuado estilo Range Rover, cuyos asientos acusan una posición más deportiva, similar al del Evoque.

Terrain Response 2, Ahora al Cuadrado

Terrain Response de la Range Rover Sport es una de las grandes innovaciones exclusivas de movilidad de la marca, ahora mejorada con el ‘Terrain Response 2’, una tecnología pasos adelante, creada para dominar todo terreno de manera automática. En cada ajuste el conductor vive la maniobrabilidad en grado excelso, cuya naturaleza ‘inteligente’ le proporciona consejos para optimizar sus decisiones sobre la marcha. Los modelos más potentes ahora cuentan con el modo ‘Dynamic’, que estimula el carácter deportivo del modelo para una suspensión más firme, más control, menor balanceo y respuesta más instantánea.

En armonía con este recurso premium se ha rediseñado el sistema de suspensión neumática, con su nueva posición intermedia (+35 mm), facilitando que el modo off-road permanezca accesible a mayor velocidad (80 km/h – antes 50 km/h), adaptándose mejor a terrenos en caminos accidentados. Al mismo tiempo, la dirección asistida eléctrica genera sensaciones de fidelidad como nunca antes.

El racimo de avances se complementa con el ‘Wade Sensing’ conformada por sensores en los retrovisores, que funcionan como sagaces copilotos en situaciones de vadeo. La escena la completan los avisos sonoros de la Range Rover, que advierten del nivel del agua en caminos anegados.

Lujo Isabelino Interior

Magia para transformar lo perfecto, artesanía y vanguardia unidos en cálido romance británico, donde no puede faltar una sensible carga de lujo extremo, mezcle todo en el bunker de Solihull, Inglaterra, y obtendrá la fórmula del habitáculo de ambiciosa naturaleza deportiva del Range Rover Sport 2014, donde cada detalle conduce a nuevas expresiones de placer.
Para empezar, el panel de instrumentos 100% digital de tecnología TFT, es un plato gourmet que deleita la pupila. El volante en piel, más corto y grueso, es un sensual golpe estético, cuya tendencia a la cuadratura guarda un símil con la geometría externa. En el mismo volante multifunción, un ‘mírame’ son los botones montados en orfebrería de aluminio, mientras que el trazo magistral de los elementos del tablero impresiona por la delicadeza del acabado y la postura a todo Range. El contraste du tono es soberbio, con pilares y techo revestidos de fieltro, mientras que el resto de la cabina se prodiga con exclusivas alcántaras, maderas y metales, que según el modelo, pueden personalizarse a niveles superlativos y genuinamente deportivos.

En la consola los elementos de asistencia a la conducción son desplegados con delicadeza extrema, dotada de tecnologías superiores. En conectividad, la Range Rover Sport responde con toda la gracia de un premium por encima del estándar. Su pantalla táctil de 8 pulgadas es un santuario para el infoentretenimiento, por la forma como está expuesta al usuario y las opciones que ofrece, mientras que hacia abajo fluye la consola plena de riqueza excelsa.

La textura y ergonomía de sus asientos son de cuento de hadas, por tratarse de un habitáculo desnudo de adjetivos, ya que en belleza, comodidad y tecnología los integró todos, a los fines de responder al exigente estilo de vida del usuario Range.
El espacio ha sido optimizado para brindar plazas traseras más confortables y, por primera vez, se puede solicitar una nueva tercera fila de asientos abatibles para dejar un suelo completamente plano y sin pérdida de espacio en el maletero.

La Dinastía Range se Supera a Sí Misma

Una forma de valorar el carisma Range sería a través de su propio nombre, porque podría ser difícil digerir que un vehículo se llame Land Rover Range Rover Sport. Pero que va, el laberinto de su nombre no ha sido obstáculo para proyectar esta joya al Olimpo de las marcas.
El nuevo Range Rover Sport, más que una SUV es un centro de placer, ostentando un número significativo de piezas exclusivas, que lo distancian del resto de la gama y que influyen directamente en su apariencia y personalidad. La tecnología de serie que ofrece es inmejorable. A su vez, la ‘Land Rover Range Rover Sport 2014’ está muy orientada a la personalización, lo que maximiza su carácter distintivo.

En realidad Range Rover es cuatro vehículos en uno, como comentara hace años el Director General de Land Rover, Phil Popham; quien expresó que: “Es un automóvil de lujo para los siete días de la semana, un auto de ocio que conduce a lo largo y ancho de las carreteras, un auto de alto rendimiento para los viajes de larga distancia, y un vehículo de trabajo para el campo”, y con mucha razón dice que: “Es uno de los vehículos más destacados en la historia del motor”. Aplique esto mismo, palabra por palabra, al polivalente Sport de Range Rover 2014 y habrá llegado al punto final con la siguiente reflexión: similar a su emblema que se carga a la izquierda de la parrilla, en un singular detalle de la marca, esa curiosa diferenciación nos está revelando con tan caprichosa independencia, que Range Rover Sport 2014 es el nuevo rostro de la versatilidad.