Juan Carlos García
1 junio, 2018

El Audi RS3 ha recibido un cambio de imagen eléctrica de nada menos que de 1,180 caballos de fuerza, mediante la tecnología de carreras proveniente de la Fórmula E. El mérito es del ingenio de Schaeffler Group, un proveedor automotriz de los cuatro aros.

La firma decidió probar la relevancia de las carreras rellenando los motores eléctricos de los autos de Fórmula E, en un sedán Audi RS3.

Schaeffler es el principal patrocinador del equipo Audi Sport ABT Formula E, por lo que la empresa tiene acceso al hardware adecuado. Tomó cuatro motores eléctricos del auto de carreras FE01 y los metió en el RS3. Los motores producen una combinación de 1,180 caballos de fuerza. Eso hace que los 400 Hp producidos por el stock RS3 de 2.5 litros turboalimentado en línea-cinco parezcan positivamente tímidos