Dhymar Cohen
14 enero, 2015

La capacidad de robustecerse de sí mismo hace del Mustang el gran paradigma que es. Ahora, acelera con una versión de pura adrenalina: el Shelby GT350R Mustang, con el que Ford se convierte en el primer fabricante en introducir ruedas de fibra de carbono como equipo estándar. La nueva mákina de producción limitada, estará disponible a finales de este año, con copiosas ganancias en rendimiento. En 1965, Ford y Carroll Shelby desarrollaron una versión de calle de carreras del popular Ford Mustang, con el modelo Shelby GT350 de competencia, dotado de una suspensión muy desarrollada, para pasar a ser uno de los Mustang de carreras más icónicos jamás producidos.

Al llegar a finales de este año, el nuevo Shelby GT350R ha sido diseñado y construido con el mismo espíritu triunfador, con innovaciones en la aerodinámica, la ingeniería de chasis y de la luz de ponderación. “El Shelby Mustang GT350R es un súper bólido sin compromiso en la búsqueda de la máxima capacidad de pista“, dijo Raj Nair vicepresidente del grupo Ford, Desarrollo Global de Productos. “Se trata de un furioso modelo de calle pura sangre, fruto de tecnologías e ingenio superiores, para ofrecer un modelo verdaderamente entusiasta en rendimiento”.

El mega-auto cuenta con el primer V8 de producción de Ford, el más poderoso motor atmosférico que Ford ha producido jamás. “El Mustang Shelby GT350R es un automóvil con la agilidad y la potencia de entrega que todos verían en un autódromo”, dijo Nair. “Esto no es sólo acerca de más caballos de fuerza. El Shelby GT350R es un atleta versátil y balanceado, extraordinariamente preciso y ágil“.

Ford---link