Juan Carlos García
7 agosto, 2019

Cuando el alto rendimiento alcanza alturas celestiales, se está al volante del increíble Shelby gt500 2020, que logra una indómita aceleración de 0-100-0 en 10.6 segundos, con sus 760 caballos de fuerza y transmisión de doble embrague de 7 velocidades.

Su motor V8 5.2 litros de 760 caballos de fuerza del Shelby GT500 es un V8 sobrealimentado, que clama ser el más potente y con mayor torsión del mundo.

El Shelby GT500 envía a los conductores una experiencia de conducción visceral típicamente reservada para superdeportivos exóticos gracias a su motor de 760 caballos de fuerza, la transmisión ultrarrápida de doble embrague Tremec de 7 velocidades y los frenos delanteros más grandes de cualquier cupé deportivo.

Su primera transmisión de doble embrague de 7 velocidades ofrece una potencia y par más consistentes en comparación con las transmisiones manuales, mientras que su mecanismo controlado por computadora puede acelerar hasta 80 milisegundos, más rápido que un abrir y cerrar de ojos.

Su tren motriz Mustang es capaz de todo, con sus cinco modos de manejo que optimizan por completo las capacidades de la transmisión de doble embrague y los sistemas de chasis activo, desde cambios de carretera ultra suaves en modo normal hasta cambios de fuerza contundentes en modo de arrastre, proporcionando una personalidad para cada tipo de conducción de alto rendimiento.

Como un típico Ford de calle, es el más poderoso jamás construido, y que el nuevo Mustang Shelby GT500 aprovecha las tecnologías de músculos y trenes de potencia de clase mundial para alcanzar niveles de rendimiento de superdeportivos. Su primera transmisión de doble embrague de 7 velocidades en su clase, las estrategias de control de carrera y los modos de conducción avanzados ofrecen un automóvil que funciona a diferencia de cualquier otro coupé deportivo nacional.

Más allá de la potencia bruta y los cambios ultrarrápidos, los sistemas de control avanzados optimizan las capacidades del chasis y el tren motriz para crear distintos modos de manejo, o personalidades, para obtener el máximo rendimiento de cada aspecto de esta mákina de los dioses.