Juan Carlos García
15 septiembre, 2016

Con siete jugosas cifras en sus arcas, el Lexus IS es un hito en ventas, al haber roto la barrera del millón de unidades vendidas desde su lanzamiento en 1999. El primer modelo de Lexus fue específicamente diseñado para atraer al cliente europeo. Europa es un mercado fundamental para el IS, donde se vendió el 20% de las unidades producidas.

Ya en su tercera generación, el IS continúa siendo modelo fundamental y estratégico para la marca premium.

Los modelos históricos de IS incluyen modelos de gasolina, diésel, híbridos, el primer modelo “F” de Lexus de alto rendimiento y un cupé convertible.

El IS es un gran logro europeo, una región donde actualmente sigue gozando de gran popularidad. De hecho, uno de cada cinco Lexus IS que se venden en todo el mundo se vende en Europa.

Hace diecisiete años, el objetivo de Lexus era atraer a una nueva clientela joven con una berlina compacta y deportiva que ofreciera un estilo intenso, un motor 2.0-litros de seis cilindros en línea, excelentes respuesta y tracción trasera. Con su debut en Europa, posterior al lanzamiento de los modelos LS y GS, y gracias a su extraordinaria dinámica de conducción a la altura de su elevado nivel de equipamiento y seguridad, Lexus IS consiguió posicionar a la compañía en el amplio y competitivo mercado de los automóviles de lujo. La rapidez con la que creció la reputación de Lexus como marca de excelente calidad y esmerado servicio al cliente fomentó el interés de los clientes por el IS y la gama pronto se expandió para incluir el modelo más potente de 3.0 litros, el IS 300 y, a partir de 2001, el novedoso SportCross.

El IS original resultó ser muy eficaz para abrirle puertas a la marca como tal cuando el modelo de segunda generación se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra en el año 2005.