Juan Carlos García
4 febrero, 2014

 

La cinta es un tributo a los ‘muscle cars’, protagonizada por un doble de escenas de peligro, el ‘Especialista Mike”, interpretado por Kurt Russell, un tipo loco con una profunda cicatriz que cruza verticalmente su cara, al mando de su Chevy Nova de 1970.

Probablemente el valor de este modelo no será gran cosa, pero se ha hecho famoso gracias a su aparición en esa película, dirigida por Quentin Tarantino y estrenada en el 2006, o sea, estamos hablando de una unidad que sobrevivió a la violenta escena donde participa. De hecho, Tarantino marca récord de crudeza con esta escena, donde rompe cuerpos como en un supermercado parten filete para llevar, y literalmente fue filete lo que partieron, ya que las chicas que ripiaron en la escenita no estaban nada mal.

En ‘Death Proof’ se usaron siete Chevrolet Nova diferentes, y sólo dos de ellos pudieron seguir rodando tras la película. Uno de ellos fue regalado a Buddy J. Hooker, conductor especialista en escenas de riesgo, y la otra unidad (esta que nos ocupa) se la quedó la propia productora de la cinta, siendo vendida posteriormente a un coleccionista privado. Además, dicho sea de paso, el Nova 1970 en sí mismo no fue tan afortunado en diseño que digamos, ya que parecía un auto que forzaron a ser deportivo, francamente.