Juan Carlos García
2 julio, 2018

Si los conductores en Europa sufren trayectos difíciles y grandes costos en reparaciones por culpa de los baches, que nos dejan a los conductores de países como el nuestro. Ford ha desarrollado una nueva tecnología de detección de baches que reduce el impacto de los mismos en la estructura del vehículo.

Aunque nuca los vimos pasar por aqui, la tecnología se afinó en una pista de pruebas de la compañía que replica los peores baches del mundo. Los conductores de muchas regiones de Europa se enfrentan a una “crisis de baches“, agravada este año en algunas zonas por la masa de aire “Bestia del Este” proveniente del Ártico, que ha traído temperaturas gélidas que han contribuido, aún más, al deterioro de las superficies de las carreteras.

En Inglaterra y Gales se reparó, de promedio, un bache cada 21 segundos durante el año pasado. En Roma, la ciudad se comprometió a principios de este año a reparar 50,000 baches en un mes, y se impulsó una investigación de la fiscalía sobre el estado de las carreteras de la ciudad. En Colonia se detectaron más de 6,000 baches después del invierno excepcionalmente frío de este año.

Las carreteras con baches no sólo hacen que los viajes sean incómodos: los impactos con baches profundos también pueden causar daños a las ruedas, los neumáticos y los sistemas de suspensión del vehículo, lo que conlleva grandes gastos en concepto de reparaciones para los propietarios de automóviles.

Ford está contribuyendo a limitar el impacto de las carreteras dañadas para los conductores del nuevo Ford Focus mediante la implantación de una innovadora tecnología de detección de baches. El sistema detecta cuando una rueda cae en un bache y ajusta la suspensión para que la rueda no se hunda tanto.