Juan Carlos García
31 julio, 2019

De Tomaso es una marca de la velocidad, la adrenalina y la excentricidad, que ahora ha decidido regresar ´vestido´ de magnífico súperdeportivo, limitado a solo 72 unidades.

De Tomaso fue un proyecto que comenzó hace más de 50 años. A finales de 1964, Carroll Shelby necesitaba un nuevo prototipo para prepararse para la rápida llegada de la era Can-Am de las carreras internacionales. En Italia, Alejandro De Tomaso estaba ocupado preparando su primer auto de carretera, el Vallelunga, perfeccionando su chasis de transmisión y planeando construir un V-8 de 7 litros para competir. Cuando escuchó que Shelby tenía suficiente efectivo para financiar una fecha límite ajustada, se llegó a un acuerdo. Pero el tejano también trajo un diseño aprobado por SCCA de Peter Brock a la mesa, y ahí es donde comenzaron los problemas. Alejandro de Tomaso no solo se retrasó para entregar cinco autos de carrera con sus motores nuevos para la temporada de 1965, sino que también se ofendió cuando Shelby envió a Brock para asegurarse de que se mantuvieran fieles al diseño original.