Juan Carlos García
18 agosto, 2015

8 mil unidades de Toyota calcinadas, fue el saldo de la serie de explosiones en Tianjin, China, que han cobrado más de 50 vidas, 700 más heridos, y han causado una incalculable cantidad de daños a la infraestructura de la ciudad. La industria automotriz local perdió miles de vehículos atrapados en la explosión de esta ciudad portuaria. Según fuentes, filas de nuevos Hyundai, Kia, Volkswagen, Renault, Toyota y otras marcas fueron quemados por las llamas. Hyundai Motor Company fue aparentemente el fabricante de automóviles más desafortunado del lote, como se demolieron unos 4,000 de sus vehículos.

VW fue también pasto de la hecatombe, a juzgar por las fuentes chinas que han informado de unos 1,065 tuaregs, 114, 391 Golfs y 84 Beatles, 84 S, 257 Tiguan, 39,28 SportsVans Magotans (esencialmente Passat), y otros 770 vehículos se han reducido de manera efectiva a la chatarra. Además, se cree que Renault a perdido alrededor de 1,500 automóviles, lo que equivale a cerca de US$33 millones en valor.