Juan Carlos García
7 agosto, 2019

El Tushek es un proyectil del asfalto, una gran mákina de un pequeño fabricante, que carga en sus entrañas 950 caballos de fuerza. Esta belleza de la aerodinámica nació en el 2012 como un coupé de 450 caballos de fuerza  o 335 kilovatios, llamado entonces el Renovatio T500. Siete años después, y Tushek vuelve con un producto más pero del doble de potente, llamado TS 900 H Apex.

El punto en que esta maravilla ha ganado mucho poderío, ya que renace ostentando un motor V8 montado en la parte trasera de 4.2 litros y sus motores eléctricos duales que producen los electrizantes 950 hp.

Su chasis de estructura espacial de cromo-molibdeno y cuerpo de fibra de carbono, favorecen su peso relativamente ligero de 3,108 libras (1,410 kilogramos). En comparación con el híbrido Acura NSX (3,878 libras), el Tushek es aproximadamente 700 libras más ligero.

El 0 a 100 kmh lo realiza sólo 2.5 segundos, pudiendo alcanzar los 236 mph, emulando los catárticos privilegios del Bugatti.

Para hacer frente a toda esa velocidad recién descubierta, el TS 900 utiliza neumáticos Pirelli Trofeo Series R (235/35 delante, 305/30 detrás) y enormes frenos Brembo. También tiene un techo rígido extraíble, que le permite experimentar toda esa velocidad sin techo, y, claro, no podía ser menos, puertas de tijera superdeportivas.

Semejante fiera del club de “los superatletas” a cuatro gomas será presentado en el Salón Prive Concours de este año en el Reino Unido, que abre sus puertas el 7 de septiembre.