Juan Carlos García
3 enero, 2014

Es una versión más encendida del Infiniti Q50, denominada Eau Rouge (agua roja), estrella del Salón de Detroit 2014, bautizada con semejante nombre en honor a una de las curvas del circuito de Spa-Francorchamps.

Se trata de un anticipo de un modelo de producción, no de un modelo de serie, y quizás la antesala de la línea IPL del Q50.
Tiene unos cuantos toques de Red Bull, aerodinámica mejorada, un frontal más agresivo con paragolpes inferior en carbono y parrilla más cañera, etc. Desconocemos todavía si tendrá más potencia que el Q50 de serie, y concretamente al motor más probable, el 3.7 V6 con 328 CV. No tiene ningún V8 en el catálogo.