Juan Carlos García
5 diciembre, 2017

Cuando una esbelta Tahoe RST 2018 de color blanco salió de la línea de ensamblaje en la planta de Arlington de General Motors, marcaba la fabricación del vehículo número 11 millones producidos en ese complejo industrial desde su inauguración en 1954.

“Chevrolet ha liderado el segmento de los utilitarios de tamaño completo durante 42 años consecutivos, al centrarse en nuestros clientes y proporcionar una gama de vehículos seguros, capaces y conectados para mover a mucha gente y carga”, dijo Eric Stanczak, ingeniero jefe de pickups de tamaño completo y SUV.

“Hoy, continuamos ese liderazgo con una completa gama de opciones de vehículos utilitarios de tamaño completo para satisfacer las necesidades y estilos de vida de nuestros clientes, desde Tahoe Custom a Suburban Premier y Tahoe RST de 420 caballos de fuerza”.

El impresionante hito de la planta de ensamblaje de Arlington subraya la historia de éxito de la utilidad de las camionetas Chevrolet de tamaño completo. El setenta y cinco por ciento de todos los vehículos utilitarios de la máxima categoría de carga vendidos a clientes minoristas se fabrican en Arlington Assembly y casi uno de cada dos vehículos utilitarios de tamaño completo que se venden en los EEUU, viste la cruz dorada de Chevrolet. Ninguna otra compañía tiene una participación tan dominante en ningún segmento de la industria.

Para mantenerse al día con la demanda del consumidor, la línea de producción de la Arlington Assembly funciona las 24 horas del día, seis días a la semana, produciendo un vehículo casi cada 60 segundos desde el 2015. Además, GM prometió una inyección de $1,400 millones, la inversión más grande de GM en una sola fábrica Estados Unidos, para su planta de Arlington durante tres años, desde del 2015, de modo que la inversión casi está completada.