Juan Carlos García
29 agosto, 2014

Por primera el Infiniti Q50 Eau Rouge tuvo su cita con la famosa curva Eau Rouge del circuito Francorchamps y Stavelot, de la cual la súper mákina toma su nombre.Sebastian Vettel, el número uno del Infiniti Red Bull Racing, Director de Performance de Infiniti y cuatro veces campeón de la Fórmula 1, fue el encargado de confundir en veloz abrazo a los dos Eau Rouge. El inestable clima con fuertes lluvias en pista no detuvo las pruebas efectuadas.

Vettel ha estado involucrado en el desarrollo del prototipo Q50 Eau Rouge, que fue revelado por primera vez como un vehículo concepto de diseño en el Auto Show Internacional de Detroit en enero de este año. El prototipo fue mostrado posteriormente en el Auto Show de Beijing en abril.

“A pesar de que era difícil tener una idea clara sobre el desempeño del vehículo debido a la pista mojada, el equipo de ingenieros ha hecho mejoras definitivas en el vehículo en las áreas de dirección y suspensión desde que lo conduje a principios de año”, comentó Vettel. “Definitivamente hay mucha potencia en el Q50 Eau Rouge. Fue un día interesante y nos divertimos. Fue un privilegio tener la tarea de conducir el Q50 Eau Rouge en una de las curvas más exigentes del mundo”, concluyó el tetra campeón.

El motor de aluminio y magnesio con 24 válvulas doble-turbo y 3.8 litros con potencia V6 del Q50 Eau Rouge, lo hace un icono entre los aficionados a los autos deportivos. Con esta motor hecho a la medida, la toma de aire y de escape, y la carrocería aerodinámica inspirada en la F1, esta mákina genera una potencia máxima de 560 caballos de fuerza.