Juan Carlos García
4 septiembre, 2019

La venerable montaña Tianmen significa “Montaña de la Puerta del Cielo”, ubicada dentro del Parque Nacional de Zhangjiajie, en la parte noroeste de la provincia de Hunan, en China. La mole se eleva a 1,518.6 metros y su ascenso se consigue cómodamente en un teleférico construido en el 2005, a una velocidad suave para disfrutar el paisaje. Pero lo hecho por el ID.R, el representante más deportivo de la familia de productos eléctricos ID, de Volkswagen, es una hazaña propia de un hito.

Su extraordinaria carrera al límite, con imágenes espectaculares y el primer récord en la Montaña del “China Challenge”, marca un nuevo referente en esta Montaña china.

Romain Dumas conquistó sus 99 curvas de los 10,906 kilómetros de la “Carretera de la Gran Puerta” en menos de 8 minutos. 7:38,585 minutos para ser exactos… “volkswagiando” a máxima intrepidez.

De esta forma, el ID.R tiene actualmente varios récords en la guantera: el de Pikes Peak (EE.UU.) y del Festival de la Velocidad de Goodwood (GB), el récord de pista eléctrico en Nürburgring-Nordschleife (A) y, ahora, el tiempo de ascensión más rápido de la Montaña de Tianmen, en China. El modelo es el embajador en el mundo del motor de competición de la nueva gama de vehículos totalmente eléctricos de Volkswagen, la familia ID., cuyo primer miembro –el ID.3– celebrará su estreno el 10 de septiembre, en el Salón del Automóvil de Frankfurt.

“Un nuevo récord en una carretera verdaderamente espectacular – Volkswagen y el ID.R han demostrado una vez más que la movilidad eléctrica del futuro ya es capaz de dar resultados en el presente”, dijo Ralf Brandstätter, consejero delegado de la marca Volkswagen Turismos. “No solo ha demostrado que los autos como el ID.R pueden batir récords establecidos y marcar nuevas referencias, sino que el ID.R también demuestra lo emotiva y emocionante que resulta la movilidad del futuro”.