Juan Carlos García
11 mayo, 2017

Volvo Cars acelera con fuerza el segundo trimestre del 2017, con un incremento del 10.5% en las ventas minoristas globales durante el mes de abril. Las tres principales regiones comerciales de Volvo Cars han contribuido al logro de sus dos dígitos. Las entregas totales del mes ascendieron a 46,895 vehículos, frente a las 42,434 unidades del año anterior. Durante los cuatro primeros meses de 2017 el crecimiento fue del 8.0 %.

La fuerte demanda de los nuevos vehículos de la serie 90 sigue siendo un factor importante en resultados, aunque el XC60 original mantiene su posición de modelo más vendido en términos absolutos. El nuevo XC60 de segunda generación entró en producción la semana pasada y pronto llegarán al mercado las primeras unidades.

En la región de Asia-Pacífico, el aumento de las ventas durante el mes de abril ha sido del 29.5 % (11,222 vehículos vendidos), en parte gracias a los excelentes resultados de China, el mercado más importante de Volvo. En este país, las ventas subieron un 38.3% (8,687 vehículos vendidos), con una fuerte demanda de los modelos S90, XC60 y S60L de fabricación local.

También la región de América volvió a crecer en abril, con un excelente comportamiento del mercado de EE. UU. En el total de la región, las ventas subieron un 14.0 % respecto al año anterior (8,411 unidades vendidas), mientras que el mercado estadounidense creció un 15.4 % (7,121 unidades). Aquí el vehículo más vendido durante el mes de abril fue el XC90, seguido del XC60.

En la región EMEA las ventas aumentaron en abril un 3.7% (26,996 vehículos) gracias al buen comportamiento de los mercados de Europa Occidental. El XC60 —el SUV premium de tamaño medio más popular de Europa— se mantuvo como modelo Volvo más vendido en la región y escaló al primer puesto como modelo más vendido en Suecia.