Juan Carlos García
9 agosto, 2016

8,584 vehículos es la cantidad de unidades Volvo que la marca escandinava ha vendido en los Estados Unidos, lo que representa un aumento del 52,8 por ciento comparado con julio del 2015. Esta expresiva tendencia de ventas marca el decimotercer mes consecutivo en que la compañía registró un importante crecimiento a dos dígitos.

Las ventas para el mes de julio fueron lideradas por la hiper-galardonada SUV de lujo, la Volvo XC90 con 2,888 vehículos vendidos, seguido directamente por detrás por la XC60 con 2,097 vehículos entregados.

“Julio resultó ser un mes más emocionante para Volvo en los EE.UU.,” dijo Lex Kerssemakers, Presidente y CEO de Volvo Car EE.UU. “No sólo nos vemos fuertes en las ventas de la XC90, sino que también experimentamos el impulso de toda la gama, lo que indica un gran éxito para la marca”.

Volvo está implementando un plan de transformación de barrido US$11 millones de dólares, que ha implicado el desarrollo de su propia arquitectura modular del vehículo, una nueva gama de motores, la capacidad de fabricación mundial, una gama de productos completamente renovada y desarrollos líderes en el mundo en materia de seguridad, conducción autónoma y conectividad.