Juan Carlos García
7 abril, 2016

Volvo Cars planea un mega-experimento de conducción autónoma en China, jamás llevado a cabo por ningún fabricante, dado su grado de complejidad. La idea es que los conductores locales pongan a prueba vehículos autónomos de Volvo “en vivo y directo” sobre las calles chinas bajo condiciones viales reales.

Volvo habla de 100 vehículos repartidos en diferentes ciudades del gran Dragón, apoyado en gran parte por su tecnología, en su compromiso de reducir accidentes de tráfico, liberar las carreteras congestionadas, reducir la contaminación y permitir a los conductores a utilizar mejor su tiempo durante sus recorridos.

La compañía sueca, sinónimo de seguridad desde que inventó el cinturón de tres puntos de anclaje en 1959, es pionera en el desarrollo de sistemas de conducción autónoma como parte de su compromiso de que nadie va a ser seriamente herido o muerto en un nuevo Volvo para el año 2020.

“La conducción autónoma puede hacer una contribución significativa a la seguridad vial”, dijo Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo de Volvo.

 “Hay múltiples beneficios de los Volvo con AD”, dijo el señor Samuelsson.Es por eso que los gobiernos necesitan poner en marcha una legislación que permita la circulación de los vehículos AD en las calles tan pronto como sea posible. La industria del automóvil no puede hacerlo todo por sí mismo. Necesitamos la ayuda gubernamental”.