Juan Carlos García
3 junio, 2016

El BMW i8 se alzó con el codiciado premio “Engine of the Year 2016”, de los International Engine Awards, entregados en el marco del Engine Expo Trade Fair, que se celebra anualmente en la ciudad de Stuttgart. De esta forma, el sistema de accionamiento plug-in híbrido del BMW i8, se reafirma en la cima de su categoría por segundo año consecutivo en la competición del motor más importante del mundo.

El éxito de la firma bávara es una prueba más del potencial de rendimiento de la tecnología Efficient Dynamics, que desde el 2007 ha permitido una mejora continua al placer de conducción y, al mismo tiempo, reducir el consumo y emisiones.

Los “International Engine Awards” fueron lanzados en 1999, y desde entonces un total de 67 victorias por categoría y en la general, han ido a parar a las vitrinas de BMW Group. Cada año un jurado de expertos, (en esta ocasión 63 periodistas del motor de 31 países) selecciona los mejores modelos en numerosas renglones.

El sistema Plug-in hybrid del BMW i8 combina el rendimiento de un deportivo con la economía de combustible de un modelo mucho más pequeño. Su motor de combustión de tres cilindros desarrolla 231 Hp y mueve las ruedas traseras, mientras que su motor eléctrico de 131 Hp obtiene su energía de una batería de iones de litio, que envía su poder al eje delantero, con la ventaja que se puede recargar en casa. Esta avanzada tecnología desarrollada y producida por BMW Group permite un alcance de hasta 37 kilómetros (23 millas) en el ciclo de pruebas UE, y una velocidad máxima de 120 km/h (75 mph) en el modo eléctrico, proporcionando una excelente experiencia de conducción “pegada a la carretera” en las cuatro ruedas.

El modelo ofrece una aceleración de 0 a 100 km/h (62 mph) en sólo 4,4 segundos, con un consumo combinado de combustible de 2,1 litros por cada 100 kilómetros (134,5 millas por galón imp) más 11.9 kWh de electricidad. Esto equivale a una óptima descarga de emisiones de CO2 de apenas 49 gramos por kilómetro.