Juan Carlos Diaz
24 marzo, 2020

El motor Tiny Friendly Giant se suma a tres motores eléctricos sumando nada más que 1,700 caballos de potencia y 3,500 Nm de torque, para disparar de 0 a 100 Km/h en un record de 1.9 segundos.

 

El fabricante de híper deportivos Koenigsegg, que tiene en su currículo varios records mundiales de velocidad, ha logrado lo que pocos imaginaron posible con tres cilindros: alcanzar una potencia de 600 caballos de fureza y 600 Nm de torque.

Llamado “Tiny Friendly Giant”, esta maravilla 2.0 litros pesa sólo 70 kilogramo, logrando una relación de compresión a 9.5: 1. En lugar de árboles de levas clásicos, Koenigsegg utiliza la tecnología patentada “Freevalve”, en la que las válvulas operan electrónicamente sin la necesidad de una válvula de mariposa para la mezcla en el cilindro. Esta tecnología “Freevalve” aumentar el rendimiento y reducir el consumo.

Este milagro tecnológico es parte del conjunto motriz de la última joya del fabricando sueco: el nuevo Koenigsegg Gemera.

El motor Tiny Friendly Giant se monta en el centro del eje trasero, acompañado de dos motores eléctricos y otro eléctrico adicional en el eje delantero, sumando nada más que 1,700 caballos de potencia y 3,500 Nm de torque, para disparar de 0 a 100 Km/h en un record de 1.9 segundos.