Dhymar Cohen
3 febrero, 2020

Continental GT especialmente preparado por Bentley Motorsport para el GP Ice Race. Esta mákina rinde homenaje a su hermano Continental GT que estableció el récord del Pikes Peak del International Hill Climb en 2019 y comparte el mismo motor TSI de doble turbocompresor W12, 6.0 litros que entrega 635 Hp, y 900 Nm con una aceleración de 0-100 km/h en 3.7 segundos.

Este súper auto se ha mantenido lo más cerca posible del estándar de producción, con cambios mínimos para el cumplimiento de la seguridad, incluida una jaula antivuelco trasera, un sistema de extinción de incendios a bordo, asientos de carreras y arneses. Las modificaciones más allá de lo estándar incluyen un aumento de la altura de conducción nominal para proporcionar una mayor distancia al suelo, extensiones de arco para acomodar un aumento de 15 mm en el ancho de la pista, neumáticos Pirelli Scorpion Ice Zero2 con clavos, un par de luces de alto rendimiento de Lazer y un sistema de escape personalizado Akrapovic, fabricantes del escape a medida para el Continental GT.

Bentley tiene una larga tradición de probar sus autos hasta el extremo. Primero corrido en 1937 y revivido el año pasado, el evento presenta una variedad de autos de carrera y rally históricos y actuales.

El GP Ice Race incluye Skijoring, una competencia en la que un esquiador es remolcado por un automóvil sobre una pista de nieve y hielo, y se remonta a los Juegos Olímpicos de Invierno de 1928 en St. Moritz, cuando los esquiadores fueron atraídos por caballos sin jinete. La versión 2020 de Bentley contará con el esquiador Sven Rauber y considerablemente más caballos de fuerza.