Juan Carlos García
15 mayo, 2013

Este año Chevrolet pondrá su nuevo Corvette Stingray como el vehículo de seguridad (pace car) en la popular “Indy 500”, la carrera más importante y de más tradición en el automovilismo norteamericano, que se realizará el próximo 26 de mayo en el circuito de Indianápolis Motor Speedway.

El Corvette Stingray Pace Car ha sido decorado en color ‘Laguna Blue’ y luce los logotipos propios de esta carrera pero, además, cuenta con un interior con medidas específicas para rodar en circuito como un arnés de seguridad en lugar de los habituales cinturones. En cambio, mecánicamente no ha necesitado reforma alguna y conserva el bloque V8 de 6.2 litros que entrega 450 caballos de potencia y 610 Newton de par máximo. El Corvette Stingray Pace Car de la “Indy 500” monta además el denominado Pack Z51 Performance, disponible también para clientes. Este paquete añade un diferencial electrónico de efecto autoblocante, un equipo de frenos específico, un sistema de refrigeración especial para el motor y la transmisión así como una serie de elementos aerodinámicos que refuerzan la estética y la eficiencia de la carrocería. Con estas características, el Corvette logra acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en unos 4 segundos y además ofrece una eficacia en pista claramente superior a la del modelo precedente.