Juan Carlos García
15 julio, 2014

Con una inversión de alrededor de 900 millones de dólares, el Grupo Volkswagen fabricará un SUV de tamaño medio de siete plazas en la planta de Chattanooga, en Tennessee, basado en el prototipo CrossBlue que fue presentado como primicia mundial en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit en 2013, el cual será específicamente para el mercado norteamericano.

“Estados Unidos es y seguirá siendo uno de los mercados más importantes para Volkswagen. En los últimos años, hemos conseguido grandes logros en este país. Ahora lanzamos la segunda fase de la campaña de Volkswagen en este mercado. Con la producción de este nuevo SUV, la ampliación de la planta de Chattanooga y el nuevo centro de desarrollo, queremos poner el foco en las demandas del cliente estadounidense, a la vez que subrayamos la importancia de Estados Unidos como lugar de producción industrial y automotriz. La marca Volkswagen va a atacar de nuevo en América”, aseguró Martin Winterkorn, presidente del Consejo de Dirección del Grupo Volkswagen.

“El SUV de tamaño medio fabricado en Chattanooga nos permitirá satisfacer los deseos de nuestra red de distribuidores, ya que atraerá nuevos clientes a los concesionarios y generará un crecimiento adicional para la marca”, explica Michael Horn, presidente del Consejo de Dirección del Grupo Volkswagen de América. “Estamos deseando entrar en este creciente segmento de vehículos con este SUV de siete plazas y calidad superior”, añadió.

Además de la inversión en la producción del nuevo vehículo, la planta de Chattanooga albergará un nuevo e independiente Centro Nacional de Investigación y Desarrollo y de Planificación de Volkswagen Group of America para la coordinación de proyectos en el mercado de Norteamérica. El objetivo es identificar la respuesta de los consumidores en el mercado e integrarla de forma más expeditiva en los modelos existentes y planificados. Este proyecto supondrá la creación de cerca de 200 puestos de trabajo para ingenieros cualificados en Chattanooga. Esta decisión forma parte del programa de inversión que el Grupo Volkswagen ha lanzado en esta región, por el que invertirá más de 7,000 millones de dólares en Estados Unidos y México entre 2014 y 2018. El objetivo de Volkswagen es entregar 800,000 vehículos en el mercado estadounidense en el año 2018.

“Hoy es un día muy emocionante, no sólo para Chattanooga y el Condado de Hamilton, sino para todo Tennessee, y quiero agradecer a Volkswagen su importante inversión a largo plazo en nuestro estado”, subrayó el gobernador Bill Haslam. “El impacto de este anuncio va más allá de los 2,000 nuevos puestos de trabajo gracias al gran efecto multiplicador de la industria automovilística, y la suma de una línea de producción adicional y el Centro Nacional de Investigación y Desarrollo y de Planificación es una clara señal de que Tennessee puede competir con cualquiera en el mercado global”.

VW---link