Dhymar Cohen
19 marzo, 2020

El BMW i8, el futuro clásico deportivo que de diseño futurista y tecnología que marco tendencia para la marca en términos de sostenibilidad y conducción eléctrica, cierra producción.  

La makina que causo sensación desde su presentación en 2013, pasa a la historia de la compañía como el automóvil deportivo más exitoso del mundo con accionamiento electrificado, siendo el primer híbrido enchufable de BMW. Ahora se encuentra en el tramo final en el camino hacia el “Salón de la Fama” de los autos deportivos BMW.

La simbiosis única de diseño futurista y tecnología pionera fue lo que dio vida al BMW i8. El primer modelo híbrido enchufable de BMW Group allanó el camino para la conducción sostenible y se convirtió en el epítome de la fascinación de la electrificación de la marca, sentando las bases para la amplia gama de modelos híbridos enchufables de BMW Group. Al mismo tiempo, el BMW i8 se convirtió en el auto deportivo más exitoso del mundo con un sistema de transmisión electrificado. Con más de 20,000 unidades vendidas desde 2014, logró mayores ventas que todos los competidores en su segmento combinado.

Desde Munich, el BMW Vision EfficientDynamics ya era una perspectiva atractiva para el futuro de la movilidad individual. El estudio conceptual lanzado en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt 2009 representó la promesa de combinar el distintivo placer de conducir de BMW y un diseño inspirador con una sostenibilidad pionera. El estudio de un auto deportivo con puertas tipo ala de gaviota, una reinterpretación del lenguaje de diseño típico de BMW, sistema híbrido enchufable y tracción en las cuatro ruedas que está totalmente orientado a la estética y la eficiencia, recibió una respuesta abrumadora. Con el anuncio de que las características centrales de su diseño y tecnología serían transferidas a un vehículo de producción de la nueva marca BMW i y así comenzaría una nueva era de placer de conducir, BMW Group pronto provocó reacciones entusiastas.