Juan Carlos García
15 mayo, 2014

Audi ofreció un espectáculo extraordinario para los aficionados a los autos clásicos de competición con una impresionante exhibición en el trazado del mítico circuito de

de Mónaco, rememorando las grandes épocas del automovilismo con un Auto Union Type C de 1936 que fue conducido nada menos que por el icono de la Fórmula 1 y de Le Mans, Jacky Ickx. Así tambiénestuvi en el evento el Auto Union Type D de 1939 con Ulrich Hackenberg al volante, quien es miembro del Consejo de Audi como responsable del área de Desarrollo.

El Auto Union Type C era la referencia en la temporada del 1936. La historia del piloto con más éxitos de Auto Union, Bernd Rosmeyer, vencedor del Campeonato de Europa en ese año, está indiscutiblemente ligada al Type C. Los famosos “Flecha de Plata” disponían de un motor de 16 cilindros con 520 CV de potencia, que le llevaba a alcanzar una velocidad máxima de 340 kilómetros por hora. Desarrollado por Ferdinand Porsche, este automóvil está considerado el –“el abuelo” de los monoplazas de Fórmula 1 de hoy. Su elemento de diseño más significativo es el motor V16 de seis litros, montado detrás del conductor y por delante del eje trasero. El Auto Union Type C ganó tres de los cinco grandes premios celebrados en 1936: la mitad de las carreras de circuito y todas las de montaña.

Jacky Ickx participó en Fórmula 1 durante doce temporadas, en una época en la que los pilotos arriesgaban sus vidas cada vez que se introducían en el cockpit. Fue dos veces segundo en el Campeonato del Mundo de Pilotos y venció en seis ocasiones la mítica prueba de resistencia de las 24 Horas de Le Mans. “Conducir un auto como éste en un sitio así es todo un privilegio”.

El Auto Union Type D con doble turbocompresor conducido por Ulrich Hackenberg, está considerado la más atractiva entre las “Flechas de Plata” y representa la última generación de modelos fabricados por el Departamento de Competición de Auto Union antes de la Segunda Guerra Mundial. Debido a los cambios de reglamento que hubo después de la temporada 1938, por los que se limitaba la cilindrada a tres litros, el auto de 1939 estaba equipado con un motor de doce cilindros y 485 CV de potencia, que lograba una velocidad máxima de 330 km/h. “Estoy deseando que se produzca este encuentro con la historia del automovilismo deportivo de nuestra marca”, manifestaba Hackenberg.