Dhymar Cohen
10 febrero, 2020

Como parte elemental del ADN de Audi, la tracción a las cuatro ruedas presenta en este nuevo modelo compacto la evolución más reciente de esta exitosa tecnología. Un embrague electrohidráulico multidisco, gestionado por un software con una puesta a puntomuy precisa, constituye su núcleo. Además de proporcionar al nuevo Audi A3 un alto nivel de estabilidad, agarre y placer de conducción, resulta extremadamente eficiente.

El control selectivo de par, una función de software del sistema del Control Electrónico de Estabilidad (ESC), es la guinda del pastel en lo que a comportamiento deportivo se refiere. Cuando el nuevo Audi A3 toma una curva a alta velocidad, el sistema activa ligeramente los frenos en las ruedas que se encuentran en el interior de la curva. La diferencia entre las fuerzas inducidas en ambos ejes hace que el coche entre con mayor facilidad en la curva y siga con mayor precisión el ángulo marcado por la dirección. Esto hace que la conducción sea aún más ágil, fluida y segura.

Los sistemas de dirección convencionales siempre precisan de un equilibrio entre la deportividad y el confort. La dirección progresiva electromecánica del nuevo Audi A3 resuelve este conflicto de intereses. Su cremallera tiene una forma y un dentado especiales. Esto permite contar con una desmultiplicación diferente en función del ángulo de la dirección. Para un giro considerable del volante, la desmultiplicación es menor y la dirección resulta muy directa, lo que disminuye el esfuerzo a la hora de circular en el tráfico urbano y durante las maniobras, incrementando considerablemente el nivel de confort.

Como nueva tecnología de amortiguación, la suspensión adaptativa confortable y un ajuste firme y deportivo. Ambas opciones son posibles gracias a la suspensión con control adaptativo de amortiguación. Tres ajustes de la suspensión con diferentes características garantizan que el conductor pueda experimentar las sensaciones de conducción y disfrutar de un control especialmente ágil.

El sistema Audi drive select es la interfaz entre la suspensión, el sistema de transmisión y el conductor. Se puede elegir entre cinco modos: comfort, auto, dynamic, efficiency e individual, mediante un botón situado cerca de la palanca de cambios. Si el conductor selecciona el ajuste “individual”, puede especificar libremente sus preferencias. En todos los A3 el sistema Audi drive select modifica las características de la respuesta del acelerador y la asistencia de la dirección. En función del equipamiento, esta tecnología también interviene sobre el cambio S tronic, la tracción quattro y la suspensión con amortiguación variable. También puede hacer cambios en los sistemas de confort y seguridad, como el climatizador, los faros Matrix LED, los pretensores del cinturón de seguridad y el control de crucero adaptativo.