Dhymar Cohen
4 marzo, 2020

La versión cumbre de la gama 911 se lanza tanto en variante Coupé como Cabriolet, ambas propulsadas por un nuevo motor bóxer de 3.8 litros con dos turbocompresores VTG de geometría variable, que tiene una potencia de 650 hp, aumentando 70 hp más que su antecesor. El par máximo es ahora de 800 newton metro, unos 50 Nm más.

Con la transmisión Porsche Doppelkupplung (PDK) de doble embrague y ocho velocidades específica del Turbo, acelera de 0 a 100 km/h en 2.7 segundos y su velocidad máxima se mantiene inalterada en 330 km/h.

Las dimensiones del 911 Turbo S han aumentado considerablemente, en línea con sus mejoras dinámicas. La carrocería es 45 milímetros más ancha en el eje delantero y la anchura aumenta de 20 mm. El ancho de vía modificado, una aerodinámica aún más optimizada y las nuevas medidas en los neumáticos de distinto tamaño en cada eje contribuyen a su agilidad y deportividad.

La aerodinámica adaptativa incluye ahora el control de unos deflectores de aire de refrigeración en el frontal y, además, el alerón trasero es más grande y ha sido rediseñado para aumentar la carga aerodinámica.

Por primera vez, el 911 Turbo S transfiere su potencia al asfalto a través de neumáticos con llantas de diferente diámetro: 20 pulgadas y dimensiones 255/35 delante, y 21 pulgadas y 315/30 detrás. Las nuevas opciones de equipamiento subrayan la imagen mucho más deportiva de este 911 con tracción integral. Entre ellas se incluye el chasis deportivo con suspensión adaptativa Porsche Active Suspension Management (PASM), que rebaja la altura de la carrocería 10 milímetros, y el sistema de escape deportivo con unos flaps ajustables que garantizan su sonido único.

El nuevo 911 Turbo S tiene cuatro tomas de admisión con una sección transversal más grande y con menor resistencia, lo que contribuye a mejorar la eficiencia del motor. Dos turbocompresores simétricos con turbina de geometría variable (VTG) y mayores dimensiones reemplazan a los anteriores. Las aspas del compresor y de la turbina ahora giran en sentidos opuestos. El diámetro de las aspas de la turbina se ha aumentado en cinco milímetros, hasta los 55 mm, mientras que el de las aspas del compresor crece tres milímetros para llegar a los 61 mm. Las válvulas de descarga están controladas eléctricamente mediante motores con distintas fases.

Gracias al mejorado sistema Porsche Traction Management (PTM) de tracción integral, el diferencial puede distribuir bastante más par a las ruedas delanteras (hasta 500 Nm). La nueva generación del chasis PASM que monta de serie el 911 Turbo S es también más deportivo. El control de la amortiguación, más rápido y preciso que antes, proporciona avances significativos en aspectos del comportamiento como el balanceo, la firmeza sobre la carretera, el funcionamiento de la dirección y la velocidad en curva.

El nuevo frontal, con tomas de aire más anchas, tiene el aspecto Turbo característico que le dan los grupos ópticos, así como los faros matrix LED con inserciones oscuras. El rediseñado spoiler delantero se despliega por medio de un mecanismo neumático, mientras que el alerón trasero más grande proporciona un 15% más de carga aerodinámica. Las musculosas aletas posteriores con tomas de aire integradas enfatizan la carrocería de líneas limpias y puras del 911 Turbo S. El nuevo aspecto de la trasera se completa con los tubos de escape rectangulares en negro de alto brillo, una seña de identidad del modelo Turbo.

El interior tiene un acabado deportivo y de gran calidad. La lista de equipamiento de serie incluye un habitáculo tapizado por completo en cuero, con inserciones de carbono que combinan con detalles en un tono plata suave. Los asientos deportivos con 18 posibilidades de reglaje incorporan costuras que rinden homenaje al primer 911 Turbo (tipo 930). Los elementos gráficos de alta calidad y los logotipos del cuadro de instrumentos completan la característica terminación Turbo S. La pantalla central del PCM ahora tiene 10.9 pulgadas y se puede manejar de forma rápida y sin distracciones gracias a su nuevo esquema. Otros componentes que forman parte del equipamiento estándar son el volante deportivo GT, el pack Sport Chrono con la app Porsche Track Precision integrada y el sistema de sonido envolvente BOSE.