Juan Carlos Diaz
1 abril, 2020

Este primer auto de pasajeros de Mazda vendió 4,500 unidades el día de su lanzamiento en mayo de 1960 y capturó casi dos tercios del floreciente segmento japonés de “automóviles kei”

El Mazda R360 es un pequeño y adorable cupé lanzado hace 60 años que estableció instantáneamente un nuevo punto de referencia para los mini mákinas en Japón, eclipsando a la competencia desde el primer día. También definió el ADN de Mazda como un fabricante de vehículos elegantes, eficientes y, sobre todo, divertidos de conducir. Los paralelos entre entonces y ahora son muchos.

Este primer auto de pasajeros de Mazda vendió 4,500 unidades el día de su lanzamiento en mayo de 1960 y para finales de ese año, capturó casi dos tercios del floreciente segmento japonés de “automóviles kei” (súper compactos), sin mencionar más del 15% de todo el mercado nacional de automóviles.

Fue un momento decisivo para Mazda Motor Corporation, que ese momento llamaba Toyo Kogyo. Fue el comienzo de una nueva era en la producción de automóviles no convencionales.

El R360 no fue el primer automóvil kei en el mercado, pero inmediatamente se convirtió en el más popular gracias a su aspecto elegante, diseño liviano, participación del conductor y asequibilidad, características de los Mazdas de hoy.

También fue muy eficiente, con un motor de cuatro tiempos que era más silencioso y limpio, así como más eficiente en combustible, duradero y fácil de usar que los motores de dos tiempos utilizados por la competencia.

Al limitar los tamaños de vehículos del segmento kei (3m x 1.3m) y los desplazamientos del motor (360cm3), el gobierno japonés esperaba apoyar a la industria nacional de automóviles de pasajeros, alentando modelos asequibles y poniendo el sueño de la propiedad del vehículo al alcance del público.

La estrategia gramatical de Mazda, las raíces… El R360 representa el nacimiento de la estrategia de gramo del fabricante de automóviles, que origino el cimiento del más prominentemente biplaza de todos los tiempos: el Mazda MX-5, mákina de la cual se basa el espíritu dinámico de conducción para todos los modelos Mazda desde ese momento hasta la actualidad.