Juan Carlos Diaz
15 abril, 2020

Mientras la Formula 1 se detiene por la pandemia global, el equipo Mercedes-AMG y el University College London desarrollan una tecnología que puede mantener a los pacientes sin ventiladores.

Tomando el liderazgo de esta iniciativa, Mercedes-AMG comenzó a buscar formas de mejorar una máquina de presión positiva continua en las vías respiratorias, conocida como CPAP, poniendo atención a los pacientes con COVID-19.

Dada la escasez de ventiladores, Mercedes-AMG dijo que el nuevo sistema debería ayudar a los pacientes, mientras la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido aprobaron el nuevo dispositivo, lo que subraya que este pequeño aparto puede salvar muchas vidas.

A diferencia de un ventilador, el CPAP opera en un circuito cerrado y requiere la inserción de un tubo de respiración en la tráquea del paciente para impulsar aire dentro de los pulmones del paciente, siendo capaz de ajustar la respiración asistida. Este sistema proporciona un flujo constante de aire a una presión constante y funciona a través de una máscara.

Mercedes-AMG y el University College London resaltaron que el 50% de las personas infectadas con COVID-19 que usaron un CPAP en China e Italia no necesitaban un ventilador. Si los pacientes pueden recuperarse bien con el CPAP con este sistema regulador y dejan ventiladores para los más graves, podría ayudar a salvar vidas. Mercedes-AMG F1 estaría listo para la producción en masa del dispositivo en cualquier momento.