Dhymar Cohen
13 enero, 2020

El famoso Mustang de la película Bullitt de Steve McQueen del 1968, ha sido subastado por nada menos que 3.4 millones de dólares. Esta mákina clásica del cine y leyenda de la industria se mantuvo con un mismo dueño y dejado a su hijo durante los últimos 46 años, siendo el Mustang más valioso del mundo.

En el 2018, Ford presentó su versión “Bullitt” del Mustang, para rememorar aquella obra automotriz y reproducirlo en nueva generación, causando alto impacto en el público amante de la marca. Sin dudas que esto impulso el valor del modelo usado en la película que se mantenía en buenas condiciones, cuando Mecum anunció que subastaría en su evento de Kissimmee, Florida. El precio supero al Shelby GT500 Super Snake de 1967, una pieza única que se vendió por 2.2 millones de dólares en dicha subasta el año pasado.

Robert Kiernan, el dueño del Mustang al momento del filme, lo había comprado por $3,500 y lo usó como su auto diario. Steve McQueen estaba interesado en comprárselo en 1977, pero Kiernan decidió mantenerlo en la familia y tras su muerte en 2014, fue heredado por el vendedor que se lleva sus US$3.4 millones.