Dhymar Cohen
15 enero, 2020

En el Salón de Electrónica de Consumo (CES) de 2020, Audi presenta el AI:ME como concepto de movilidad personal, la tecnología empática Audi Intelligence Experience y el innovador head-up Display de realidad mixta en 3D.

El Audi AI:ME es un salón autónomo y totalmente conectado para las megaciudades del futuro. El prototipo permite a los pasajeros emplear su tiempo a bordo a su antojo, mientras les ofrece una variada oferta de comunicación, entretenimiento. Audi presenta los nuevos contenidos y funciones, mostrando una vez más cómo en el futuro, los usuarios podrán aprovechar su tiempo con la conducción autónoma y cómo la mákina puede actuar como un aliado de movilidad personal.

El nombre AI:ME indica su propósito: el usuario está conectado con el Audi Intelligence Experience. Las numerosas nuevas funciones que se esconden tras este sistema combinan dos elementos diferentes: la inteligencia del vehículo, que permite la conducción autónoma; y la inteligencia de interacción, que convierte al auto en un aliado para sus pasajeros. Los sistemas “piensan” por sí mismos y son capaces de aprender, así como de ser proactivos e individuales. Al hacerlo, permiten que el vehículo interactúe con los pasajeros con inteligencia y empatía. El Audi AI:ME identifica las preferencias de los ocupantes en cuanto a climatización e iluminación interior, al tiempo que ofrece sugerencias para elegir la mejor opción de ruta hacia un destino.

La pequeña mákina del futuro cuenta con dos pares de gafas de realidad virtual a bordo, que los pasajeros pueden utilizar para deslizarse virtualmente a través de un armonioso paisaje de montaña; el usuario se adentra en el mundo de la realidad virtual.

El head-up display proyecta información relevante para el conductor, como símbolos y dígitos de fácil comprensión, en su campo de visión directo. Esto permite que sus ojos capten la información muy rápidamente, lo que contribuye significativamente a aumentar el nivel de seguridad. Junto con Samsung, Audi trabaja en la generación futura de esta tecnología, que se presenta en el CES 2020: el head-up display con realidad mixta 3D de Audi.

¿Qué piensan los usuarios sobre esta tecnología? ¿Cuál es su actitud, cuáles sus esperanzas y qué reservas muestran? El representativo estudio online “El pulso de la conducción autónoma” proporciona las respuestas.

Para la iniciativa denominada “&Audi” se ha entrevistado a 21,000 usuarios sobre su actitud hacia la conducción autónoma. La muestra cuenta con participantes de nueve países que representan a tres continentes diferentes: Europa, Asia y América. Los resultados revelan una imagen diferenciada: los encuestados de todos los países se muestran muy curiosos (62%) y muy interesados (82%) en la conducción autónoma. Los participantes ven en la nueva tecnología un gran potencial tanto para el individuo como para la sociedad, desde un acceso más fácil a la movilidad (76%) y un mayor confort (72%), hasta una mayor seguridad (59%). Más de la mitad de ellos desearían probar la conducción autónoma. Al mismo tiempo, también tienen algunas preocupaciones, siendo las principales la pérdida de control (70%) y los posibles riesgos residuales (66%). El 41% desconfía de la nueva tecnología, y algo más de un tercio muestra ganas de experimentarla. En general, la mayoría de los participantes tenían un escaso conocimiento sobre la conducción autónoma. Sólo el 8% declaró ser capaz de explicar en qué consiste esta tecnología. La iniciativa “&Audi” pretende contribuir a la introducción de la conducción autónoma.